FIRMAS

Algo tendrá que ver. Por Paulino Rivero

Estos últimos cuatro años han sido social y políticamente los más duros y exigentes de nuestra historia autonómica. La crisis económica y la mengua de los recursos públicos disponibles en las Islas –mengua de los recursos públicos como consecuencia del responsable cumplimiento de los estrictos criterios sobre déficit y deuda, por nuestra parte, y de los brutales recortes sociales del Gobierno del PP- han condicionado no solo la vida de cientos de miles de canarios sino también la gestión del Gobierno de Canarias.

La lucha contra la crisis, y especialmente la defensa de los sectores más desfavorecidos de la sociedad mediante el refuerzo de las políticas sociales, ha sido en Canarias una constante durante toda la legislatura. A pesar de las dificultades sobrevenidas, de las amenazas que se han cernido sobre el carácter público de los servicios esenciales, hemos podido mantener un nivel de prestaciones adecuado a estos tiempos tan difíciles.

Las privatizaciones en educación y sanidad, que tanto han dado que hablar en otras autonomías del Estado, no se han llegado siquiera a considerar en nuestro Archipiélago. Ni en el peor de los momentos presupuestarios hemos tenido la tentación de renunciar a nuestro compromiso social, a nuestra innegociable apuesta por la solidaridad y la justicia social.

Hemos realizado un enorme esfuerzo contra la exclusión social defendiendo, entre otros, mecanismos como la Prestación Canaria de Inserción. El reforzamiento presupuestario en Dependencia da fe de este compromiso. Son éstos solo algunos ejemplos.

No nos hemos quedado ahí. Hemos trabajado por mejorar la competitividad de nuestra economía con el objetivo puesto en la creación de empleo, en generar más y mejores trabajos para la gente de aquí.

La modernización del sector turístico, con la apuesta por la rehabilitación y la diversificación de nuestros mercados, ha dado sus frutos y lo seguirá haciendo de manera más intensa en los próximos años.

En medio de un escenario global muy desfavorable, hemos garantizado los fondos comunitarios del nuevo marco presupuestario de la Unión Europea. Hemos aprobado los nuevos aspectos fiscales del REF y contamos ya con una propuesta de reforma de sus aspectos económicos.

Hemos cumplido nuestros deberes económico-financieros, a pesar de un sistema de financiación autonómica claramente perjudicial para Canarias y de una progresiva reducción de las aportaciones estatales a nuestras cuentas -no solo por la vía presupuestaria, sino también con la eliminación de los convenios de infraestructuras-.

Hemos defendido los intereses generales de Canarias cuando hemos considerado que el Estado los ponía en riesgo -recordemos las prospecciones petrolíferas o la privatización de AENA, entre otros asuntos-.

Hemos trabajado con honradez, sobriedad y, sobre todo, con sensibilidad social.

Es verdad que quedan cosas por hacer. Hemos cometido errores, claro que sí. Cierto es que las dificultades no han terminado; ahora bien, nuestro compromiso en la defensa de todos los canarios ha sido y es firme.

Estos días, a poco más de cuatro semanas de las elecciones autonómicas y locales, se multiplican las encuestas sobre intención de voto. Con esos sondeos en la mano cabe concluir que, mientras otros gobiernos y partidos han perdido completamente la confianza de la gente, en las Islas consta el esfuerzo y el trabajo que hemos hecho en unos años de máxima dificultad.

Hay formaciones políticas que caen en dichas encuestas estrepitosamente y hay otras formaciones que aguantan el tipo: algo tendrá que ver, en el segundo caso, el trabajo que hemos hecho.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario