ECONOMÍA E INDUSTRIA Educación Política Económica SOCIEDAD

ENTREVISTA. José Ángel Rodríguez Martín, catedrático de Economía Aplicada

“La integración en el proyecto europeo ha sido beneficiosa para España y Canarias”

Elblogoferoz/Dolores Hernández/Canariascienciasyletras.com/Foto: Vimeo.-

Realmente, ¿la Zona Especial Canaria (ZEC) ha favorecido la instalación de empresas, la inversión y la creación de puestos de trabajo en nuestra región?

“La ZEC fue una criatura a la que se llenó de ortopedias y sometió desde la hacienda estatal a una lupa laberíntica, un mucho paralizante. Eran surrealistas algunos de los requisitos establecidos. Una oportunidad de política regional interesante, en abstracto; un engendro para hacer factible esa ansiada reinserción de Canarias en el mundo de las postrimerías del siglo XX y el venidero XXI. Un pésimo diseño de las autoridades de la época. Muy recientemente se han empezado a desatar algunos corsés. Es una de nuestras asignaturas pendientes a contemplar también en el bloque económico, tras la reciente reforma del REF, pues su significado es más que lo meramente fiscal de incentivación. La cuestión capital es si la CE va a formar parte o no de una estrategia regional integral”.

El mercado canario es estructuralmente pequeño lo que dificulta la consecución de economías de escala en gran cantidad de actividades. ¿Qué estrategias plantea usted para la reactivación empresarial de los pequeños mercados en la Comunidad Autónoma de Canarias?

“Los antídotos son muy conocidos: si individualmente se carece de economías de escala con masa crítica, hay que reunir fuerzas (mediante alianzas y acuerdos) en redes de cooperación y despliegue. Afrontar la competencia en condiciones peores exige taponar las causas de ese déficit competitivo. En otras muchas, esa situación obedece a una peor estructura de ventas. En muchas ocasiones, esa situación deriva de una peor estructura de ventas. Las redes y alianzas corrigen ese hándicap. El otro supuesto de combate al diferencial de tamaños y economías de escala, necesariamente repara en hacer valer  la calidad del producto, es decir, un una ventajosa diferenciación. Los pequeños mercados son muy sensibles a esas propuestas de calidad percibida y cercanía personal”.

El turismo canario se ha posicionado en el contexto nacional e internacional. Sin embargo, usted advierte de la delimitación económica y espacial de éste. ¿Cuáles son los rasgos diferenciales respecto al conjunto nacional? Además de la coyuntura económica internacional, ¿qué otros factores exógenos pueden restarle atracción a un lugar de destino turístico como el canario?

“El producto turístico canario tiene perfiles superiores y no tan volátiles como el de un masivo y barato turismo de sol y playa, afortunadamente. El principal riesgo del destino turístico canario está en perder cuotas de retención de valor añadido que produce el sector. Algo que ha de estar muy presente en la visión estratégica de los agentes canarios.

En mi opinión, las estrategias de los intereses canarios deben focalizarse en revertir los porcentajes de dependencia (lo que se queda fuera); en acrecentar el ´desparrame` territorial (spill-over) de las localizaciones turísticas, haciendo beneficiarios a lo que se hace fuera de las instalaciones de alojamiento, es decir, en la isla. Es necesario que tengamos que revisar nuestro marketing territorial, publicitándose que tenga consideración positiva el entorno. Se trata de facilitar iniciativas de red a nivel interempresarial insular, internacional y en partenariados (colaboraciones público-privadas) con las administraciones”.

A excepción de en la isla de El Hierro, ¿qué causas han propiciado la ralentización de una ordenación de energías renovables, como la hidráulica, la eólica o la solar, en el resto del Archipiélago?

Pues, sinceramente, una errónea visión política de ponderar una lectura del mapa de situaciones regionales-geográficas en España. Canarias ha padecido por un Ministerio de Industria y Energía, ofuscado y confundido, ese mal de altura donde lo evidente a ras de tierra no es objeto de una contrastada inspección e investigación. Las energías renovables son un potencial que, al minusvalorarse, siembran de perplejidad al analista más elemental. Uno de esos errores en los que se mezcla cortedad geoestratégica y mala calidad institucional (incluida la retranca política y la presión de intereses desviacionistas, en muchos casos)”.

 

Para leer más:

JOSÉ ÁNGEL RODRÍGUEZ MARTÍN, CATEDRÁTICO DE ECONOMÍA APLICADA

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario