FIRMAS Salvador García

Renuncia de Jaime Coello. Por Salvador García Llanos

Desayuno sabatino con la noticia de la renuncia de Jaime Coello Bravo a continuar en la política local. O a volver a ser candidato, para ser exactos. Ejercicio limitado de cargos públicos para el mejor funcionamiento de la democracia, dejar paso a otras personas, renovar ilusiones… son las razones esgrimidas. Seguro que hay más, y acaso más poderosas, pero se respeta su versión que tiene, en todo caso, la voluntad de no dañar a su misma gente y a su propia formación. La elegancia política, que se dice.

Coello, nieto del insigne portuense Telesforo Bravo, decidió entrar en la política municipal en 2007, figurando como independiente en la candidatura de los socialistas portuenses. Asumió tareas de portavoz de grupo y concejal-delegado de Urbanismo y Medio Ambiente, materias de las que tenía estimables conocimientos teóricos. Lo hizo razonablemente bien, tenía criterio propio pero acabó siendo expulsado del grupo y encima le llamaron traidor.

No se arrugó, pese a todo. Agotó el mandato, tenía proyecto político y puso en marcha una nueva formación política, VecinosxelPuerto  que, sorprendentemente, cosechó un resultado que dejaba abiertas las puertas para un futuro emprendedor: dos concejales, él y Yaiza González. En el mandato que se agota, Coello se tomó muy en serio las tareas de oposición desde el principio. Fue forjando un liderazgo hasta constituir una obligada referencia de la fiscalización al gobierno local y de la aportación de alternativas. Por si fuera poco, encabezó algunos movimientos populares que, como el de evitar la destrucción del muro de San Telmo o urgir soluciones a la empresa concesionaria del servicio de agua, sensibilizaron a los portuenses -no en gran número, es verdad- con su patrimonio y con el funcionamiento de los servicios públicos.

El único que hace oposición (en referencia a su quehacer político), fue una frase que se extendió a medida que el plácido mandato 2011-15 (lo de plácido es porque, pese a que han ocurrido incumplimientos y hechos muy gruesos y reprobables, el ambiente político y mediático -salvo excepciones- ha sido confortable y llevadero), el mandato -decíamos-  iba avanzando con más pena que gloria. Así fue tratado con vilipendio por el mismo gobierno municipal y tuvo que soportar, sin descomponerse, feroces e inmisericordes críticas de quienes, además de manipular y deformar sin pudor, abusan de la impunidad.

Fueron tres años intensos los de Jaime Coello, una voz política discrepante que, paradójicamente, se fue apagando cuando se aproximaba el tiempo de dar el salto y consolidar su liderazgo. Por eso decimos que en el intríngulis de la decisión de no seguir hay algo más que él y solo él conoce. Si no lo quiere hacer público, se respeta.

Ahora hay que agradecerle el que durante este período haya demostrado amor a su pueblo, compromiso político, voluntad de ser útil y una actuación consecuente con lo que predicaba en tiempos de campaña.

 Buena suerte.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario