FIRMAS

13 de febrero, Día Mundial de la Radio. Por Gorka Zumeta

¡Nos tocaba!

¡Nos tocaba! Hace mucho tiempo. Se nos debía. Aunque solo sea por los 25 millones de españoles que dan razón de existir, cada día, a este medio maravilloso, tan evocador. Hoy es el ‘Día Mundial de la Radio’. Y tenía que ser España, a través de la Academia de la Radio, la que hiciera ver a la UNESCO la importancia de dedicar un día del calendario a la Radio. Ahora todo el mundo, por iniciativa hispana, celebra haberla conocido, seguirla y creerla.

Un jovencísimo Orson Welles demostró al mundo la fuerza 
de la radio. Desde entonces no la ha perdido

La Radio tiene muchos rostros, tantos como oyentes la siguen, y la quieren. La radio es compañía para muchos seguidores. Pero a veces es la única compañía. La radio es educativa, en general. Pero a veces la radio es la única fuente educativa. La radio es el medio más mimético con la sociedad, y el que mejor la sirve. No lo olvidemos.

Os propongo un ejercicio evocador repleto de emociones. Escuchad por favor el magnífico trabajo de compilación que Margot Martín @el_Recuento me ha hecho llegar a través de Twitter. Son… los indicativos de nuestra vida.

Ahora mismo, aunque pronto se distanciarán, la radio goza del mismo índice de penetración en España que internet, en torno al 65 por ciento. Datos del EGM. La red no para de crecer y de implantarse, en todos los niveles sociales y entre todas las edades. Pero la radio analógica, la que mide la AIMC, se estanca. Ha alcanzado la madurez, y oscila poco. Las ondas medias están moribundas, con alguna excepción. La FM sigue robusta, y durará. Pero la red ha abierto una puerta a la radio que ésta no solo no podía nunca rechazar sino que está aprovechando para demostrar que el medio sigue tan vivo que es capaz de aportar originalidad, creatividad y arrojo, tres elementos que me esfuerzo por reivindicar para la Radio, por casi ausentes.

Luis del Olmo, el maestro y Javier Gallego, el presente. 
Que el respeto y la admiración por nuestros referentes 
nos conduzca a la búsqueda y el aprecio de los nuevos valores 

Si el escenario humano se está enriqueciendo, en estos últimos años, con la llegada del entorno virtual, la radio no podía permanecer ajena a esta realidad. Y por eso, la radio online –que ya no es tan nueva, por cierto- ha llegado para demostrar que todavía a este medio le queda mucho por decir y aportar. La especialización es un camino. Pero, con independencia del soporte, la radio se adapta como un guante a la sociedad a la que sirve. Lejos de venirse abajo ante los nuevos caminos que se abren, el medio ha demostrado que sigue más fuerte que nunca, en analógico, en digital o en mediopensionista…

Aquí empieza todo: en un folio en blanco

Pero la razón de ser de la radio la da el oyente. Y digo bien: el oyente, no los oyentes. La radio es el medio más individualizado de todos. El más personal. El que más nos emociona. El único capaz de evocar imágenes en nuestro cerebro, tan fuertes que son capaces de alterar nuestras emociones. Por eso, la radio no puede faltar a su compromiso con la verdad. Si la radio es una buena amiga –que lo es- es porque no nos ha fallado nunca. En el momento en que nos fallara, dejaría de merecer nuestra confianza.

Un grande, Joaquín Prat

Queridos colegas: en el ‘Día Mundial de la Radio’ renovemos todos nuestro compromiso con la credibilidad del medio. Queridos futuros colegas: pensad en el enorme respeto que nos debe merecer siempre el oyente, que nos regala su tiempo, su atención y su cariño. Es nuestro primer mandamiento. Si somos capaces de responder con responsabilidad a este compromiso, garantizaremos que haya radio para rato. Me da igual el soporte, me da igual el receptor. Mientras haya alguien que haga verdad con la palabra y otro que confíe en él, el futuro del oficio está más que asegurado.

Con permiso de uno de los grandes, Joaquín Prat: ‘¡VIVA LA RADIO! Y hoy más que nunca. Felicidades a todos!

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario