Sin categorizar

Fallece Agustín Arévalo, profesor emérito de la Universidad de La Laguna

Elblogoferoz.- El prestigioso químico Agustín Arévalo Medina, profesor emérito de la Universidad de La Laguna, falleció ayer, miércoles 11 de febrero, a los 92 años de edad. Además de sus innumerables méritos científicos y docentes, dedicó parte de su paso por el centro académico a tareas de gestión, demostrando siempre un alto compromiso con la que fue su institución desde 1955. Por esa razón, es una de las diez personas que a lo largo de la historia ha recibido la Medalla de Oro de la ULL, en 1991 y, más recientemente, en 2011 dio su nombre para bautizar uno de los inmuebles señeros del Campus Central.

Arévalo Medina nació en Cartagena (Murcia) el 12 de febrero de 1923 y en 1947 se licenció en Ciencias Químicas en la Universidad de Murcia, con Premio Extraordinario de Licenciatura y Víctor de Plata al mejor expediente entre los estudiantes de Química de toda España. En 1951 se doctoró en Ciencias por la Universidad Central de Madrid, tras haber realizado el trabajo de Tesis Doctoral en la cátedra de Química Física de la Universidad de Murcia, bajo la dirección del profesor Juan Sancho Gómez.

En 1951 trabajó en la Universidad de Padova (Italia) con los profesores Semerano y Vianello utilizando la polarografía, una técnica electroquímica desarrollada unos pocos años antes por el premio Nobel de Química, Jaroslav Heyrovský, y que introduciría en España el propio Arévalo.

En 1955 obtuvo por oposición la cátedra de Química Física 1 y 2 y Electroquímica de la Facultad de Química de la Universidad de La Laguna, de la que fue secretario, vicedecano y decano. Fue precisamente durante su mandato como máximo responsable de centro cuando se construyó el edificio de la Facultad de Química en el Campus Central, cuya característica torre sería bautizada muchos años más tarde con su nombre en una ceremonia a la que pudo acudir personalmente y descubrir la placa conmemorativa correspondiente.

Entre 1973 y 1976 fue vicerrector de Investigación, durante el rectorado de Enrique Fernández Caldas. Y, tras su jubilación, fue profesor emérito desde 1988 a 2005.

A lo largo de su dilatada carrera investigadora, Arévalo dirigió más de treinta tesis doctorales y fue autor de más de doscientos monografías y trabajos de investigación publicados en revistas de investigación nacionales y extranjeras. Fue presidente del Grupo de Electroquímica de la Real Sociedad Española de Química desde 1980 a 1988; académico de número de la Academia Canaria de la Ciencia desde su fundación en 1987; y fundador y primer presidente de la Sociedad Iberoamericana de Electroquímica.

Entre otras condecoraciones, el profesor Arévalo era acreedor de la ya mencionada Medalla de Oro de la ULL, la Medalla de Oro de la Real Sociedad Española de Química y la Placa de la Orden de Alfonso X el Sabio.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario