FIRMAS

Sentencias injustas. Por Dulce Xerach

Hay muchas sentencias injustas, muchas. Históricamente relevantes me vienen a la memoria algunas: la de Mandela y la de Jesucristo, y tantas y tantas de la guerra civil (en ambos bandos, y solo por motivos políticos), pero miles de personas menos relevantes han sido también condenadas por jueces que no supieron o no quisieron juzgar bien.

Ahora ha ocurrido igual, y ha dejado patente que el sistema del derecho a la «segunda instancia» no sirve para nada si esa segunda instancia no entra en el fondo sino que queda en la forma, y ni en la forma estuvo acertada. Y el recurso al Constitucional ¿cómo puede ser justo si por el volumen de trabajo que tienen acumulado solo pueden admitir a trámite en torno a un 2% de los recursos de amparo? No tenemos amparo, estamos en una sociedad que no nos ampara y que cada día que pasa nos hace sentir más vulnerables.

¿Qué hacer ante esto? Sentir impotencia, ya se siente, y miedo, pero ¿nada más? ¿qué hacer contra las sentencias injustas? 

Creo que son inocentes y que van a ir a la cárcel injustamente, necesitan el apoyo de la mejor gente, de la que más sentido común tenga, de la que respete los principios que permiten vivir en sociedad, necesitamos comenzar una nueva batalla, cambiar el actual sistema judicial, porque no sirve, no sirve para las cuestiones que vivimos ahora en el siglo XXI. 

Lo único que puedo hacer es ser valiente una última vez más, jugármela otra vez , volverme aún más vulnerable, poner más piedras en mi propio camino, pero a la vez, olvidar el miedo una vez más, sentirme más libre al decir en voz alta lo que muchos comentan, en privado, por todas las esquinas: Acuso a quienes no han profundizado en el caso del desgraciado mamotreto, acuso a parte de mi propio partido de no haber sabido ponerse en el lugar de los inocentes con valentía, acuso al alcalde, (a ti Jose, mucho más que al teniente de alcalde, Jose Ángel, que no ha hecho otra cosa que seguir el camino que él cree desde hace 4 años y del cual no es capaz de ver más allá) por su falta de capacidad y valentía,  acuso a Santiago Pérez que en su persecución personal a Zerolo sabe que se lleva por delante a personas inocentes y no hace nada al respecto, acuso a los jueces de la Audiencia por no haber entrado en el fondo de la cuestión: Todos ellos son culpables de enviar a inocentes a la cárcel.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario