Sin categorizar

Cuatro finalistas optan al I Premio de Novela Negra Ciudad de Santa Cruz. Por Eduardo García Rojas

Algo debe de tener la novela policíaca, la que llaman negra y últimamente negra y criminal. En mi caso, se trata de la primera literatura de género que pude confesar públicamente que leía en mi incierta adolescencia.

Estamos en los ya lejanos años ochenta y entonces casi todo el mundo te tomaba en serio si te sentías triste, solitario y final como el Marlowe de Raymond Chandler.

Los que devoraban otro tipo de libros, por aquel entonces literatura muy politizada, te prestaban  atención y casi se cuadraban cuando soltabas como quien no quiere la cosa “son Cosecha Roja y no habrá Halcón Maltés que valga para que cambie de idea salvo si uno tiene encima La Llave de Cristal. ¿La tiene, la tiene?”

Y es que por entonces más de un fantasma recorría Europa. Esos mismos fantasmas que ahora recorren Europa.

A mi me salva la literatura policíaca, negra, negra y criminal.

La literatura.

Si eres negro formas parte de una banda en la que unos adoran al tótem de los clásicos norteamericanos y otros, más recientes, a escritores de helados países del norte de Europa; tribus que veneran a los que proceden de una casi siempre caliente Latinoamérica y los que delinquen en una Europa –ahora pobre y por eso rebelde– del sur…

Santa Cruz de Tenerife acogerá del 16 al 22 de marzo un encuentro con la novela negra, se denomina Tu Santa Cruz Noir, y en ella participarán un total de catorce escritores que serán sometidos al tercer grado en una isla que pertenece a un archipiélago que ya de por sí es negro. Tan negro como el Noir ese.

La primera edición de Tu Santa Cruz Noir cuenta con un amplio abanico de actividades que contempla, además, el I Premio de Novela Negra Ciudad de Santa Cruz, en el que concursan cuatro títulos repletos de cadáveres, corrupción y personajes incapaces de reprimir sus instintos letales.

Cuatro novelas que exploran las miserias de la sociedad española actual, esa misma que parece que ahora pierde miedo a salir y protestar en la calle.

Las obras que compiten son:

Un millón de gotas, de Víctor del Árbol (Destino).

Yo fui Johnny Thunders, de Carlos Zanón (RBA).

Los amantes de Hiroshima, de Tony Hill (DeBolsillo)

Y…

Un mundo peor, de Claudio Cerdán (Versátil).

El fallo se dará a conocer el 21 de marzo, un día antes de que finalice la que espero sea una quirúrgica semana con la literatura policíaca, negra o negra criminal que se escribe en España.

¿Tuve un sueño?

Saludos,empieza la cuenta atrás, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario