FIRMAS

El bar de Pepe. Yo soy Syriza. Por Joaquín Hernández

Cuando la democracia se convierte en una dictacracia (una especie de democracia falsa) y la gente sufre las consecuencias del despotismo del neoliberalismo salvaje y carroñero, las fuerzas  del pueblo se ponen en marcha para poder sobrevivir. En innumerables ocasiones la historia nos ha enseñado que  las grandes revoluciones sociales han llevado a importantes logros sociales, derechos fundamentales para los trabajadores, leyes de convergencia social, igualdad, libertad de expresión y opinión, etc. se ha conseguido con la famosa frase de “el pueblo unido jamás será vencido”.

La crisis provocada por toda esa maraña de fuerzas  espurias donde se unen el ultra capitalismo con los intereses de países que monopolizan la economía de países pobres y basa  su éxito en la esclavización de los trabajadores, tiene sus días contados, el fondo de la cuestión “no hay mal que dure cien años ni cuerpo que lo resista”.

Que el sistema administrativo griego necesitaba reformas urgentes eso no lo duda nadie, al igual que la española, portuguesa, francesa, italiana o norteamericana por ejemplo, pero no es menos dudoso que el mayor despilfarro no lo ejercía el pueblo, muy al contrario y al igual que en España lo hacen en Grecia lo hacían los políticos griegos. La corrupción institucionalizada, la falta de escrúpulos de los gobernantes, la ignominia del Partido Popular, el pasotismo del Partido mal llamado Socialista Español pasará factura a sus formaciones de tal forma que no me extrañaría en un próximo futuro ver en el banquillo de los acusados a Mariano Rajoy y a Zapatero juntos. Delitos de lesa humanidad por privación de la vida a un grupo de personas inocentes, comprendiendo la imposición intencional de penosas condiciones de vida, y la privación del acceso a alimentos o medicinas entre otras acciones, encaminadas a causar la destrucción de una parte de la población es suficiente motivo para encarcelar a estos dos individuos.

Las constantes mentiras y patrañas con la que ha querido justificar lo injustificable, traerá como consecuencia el final del dominio bipartidista de ambos partidos, los dos únicos que han gobernado en España durante los últimos treinta y tres años.

Ignorar la fuerza del pueblo, que con un clamor popular está diciendo ¡¡BASTA YA!! que está harto de estar harto de aguantar miserias y pobreza, desahucios y suicidios, paro obrero, salarios del miedo, contratos estercoleros, ridículos aumentos de pensiones y del salario interprofesional mínimo, leyes injustas, estados de ansiedad y depresiones que llegan al suicidio que alcanza cotas tan altas que incluso superan las muertes por accidentes de tráfico. La corrupción es habitual, la mafia organizada dentro de los partidos políticos ordena y organiza la “recolecta de donaciones” que se reparte entre la cúpula del organigrama, sobres blancos con dinero negro a cambio de favores y concesiones administrativas de contratos a dedo o con el “derecho de tanteo y retracto” en subastas de contratos públicos era y es la cobertura perfecta para el saqueo de nuestros dineros. La tormenta perfecta ha comenzado, el tsunami final llegará.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario