FIRMAS Salvador García

Relación personalizada. Por Salvador García Llanos

Una investigación de Bárbara Yuste, en cuartopoder.es, sobre las tendencias de la comunicación en el año que seguimos estrenando, dedica atención a una nueva forma de relaciones con medios y periodistas. Parte la autora de una premisa que rompe esquemas: ya no basta, todo lo contrario, la vieja fórmula de remitirse a un comunicado o a una convocatoria de prensa cada vez que una organización, una institución o una empresa desea difundir una información. Es necesario adoptar alternativas más eficaces y persuasivas. Y en ese campo, la personalización es clave. Dicho de otra manera, la difusión masiva de contenidos deviene insuficiente, lo cual significa que es preciso generar mensajes diferentes para cada medio.

Habrá que esmerarse, pues, con tal de que un gabinete desarrolle vías personalizadas para que su trabajo sea eficiente. Convencerá si esa manera de conectar, explicativa del alcance de la convocatoria, se plasma con una información precisa. Es como si se quisiera humanizar la relación, no ceñirla a los estrictos cánones de la tecnología. Llamar y hablar propiciará superar la frialdad. Se dirá que ya existían esos métodos pero independientemente de su certeza y de su aplicación, este ‘refuerzo’ personal vendría a probar la necesidad de utilizar métodos que faciliten los contactos, las relaciones y hasta los propios contenidos.

Es difícil trazar unos esquemas de los que no salirse. Por ejemplo, el caso anterior: ¿se limita solo a convocatorias o se puede dar más detalles, especialmente a posteriori? El riesgo de la tesis de Bárbara Yuste es que, al intensificarse la relación, crece también la confianza y eso igual termina malinterpretándose, especialmente en lugares o ámbitos reducidos, donde todo el mundo se conoce y donde todo el mundo querrá presumir de conocer las flaquezas y saber exprimirlas.

En cualquier caso, al otro lado tiene que haber una interlocución válida y reconocida que, sustanciada en habilidades personales, cualificaría la prestación profesional.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario