FIRMAS

El bar de Pepe. Polvillo: el pan nuestro de cada día. Por Joaquín Hernández

Era de prever, las reformas laborales de Rajoy tenían que traer estás consecuencias. La secuencia televisiva de la joven jerezana que explicaba las condiciones de contratación para un puesto de trabajo en una tahona, que con el nombre de Panadería Polvillo tiene su sede en Jerez de la Frontera, venía a confirmar lo que todos sabíamos y algunos se resistían a creer; la esclavitud en el siglo XXI existe.

Del contrato laboral llamado basura, creado por el Psoe, hemos pasado al contrato estercolero propiciado por Rajoy y su equipo de iluminados.

Por la cantidad de 500 euros al mes, horario de 06:30 a 15:30 de lunes a domingo sin día de descanso (le dijeron que ya tenía el resto de la tarde para descansar) los primeros 15 días serían de prueba a “fondo perdido”, o sea sin cobrar un euro,  la baja por enfermedad sin justificar sería descontados del miserable sueldo y que, de hacer demasiado pan o dulces que no fueran comprados, también le descontarían el gasto del material utilizado. El establecimiento cierra en el mes de Agosto por vacaciones pero la trabajadora se le destina ese mes a otra panadería asociada.

Confiesa la solicitante que cuando le estaban explicando la miserable propuesta de empleo creyó estar protagonizando un programa de tv de cámara oculta por lo increíble del tema.

Lo más sorprendente del caso es que los sindicatos mayoritarios, UGT y CCOO, manifiestan que es habitual, por parte del sector empresarial, aprovecharse de la situación de las personas que demandan un trabajo y que ante la situación de miseria en que se encuentran inmersas no dudan en aceptar este tipo de “ofertas de empleo”. Teniendo en cuenta que ellos son cómplices necesarios de las reformas laborales propiciadas por eso que llaman Gobierno de España deberían abstenerse de hacer comentarios de ese tipo ya que ellos son promotores de ese sistema que esclaviza al trabajador al no poner ninguna oposición anta tamaña cabronada, claro que las subvenciones por cursos de “formación profesional” y para “dinamizar el empleo” no son compatibles con la defensa de los derechos fundamentales de los obreros españoles. Así funcionan los sindicatos en éste país lleno de mamandurrios, corruptos y falsos empresarios cuyo beneficio no lo obtienen sobre el valor añadido de sus productos, lo sacan esclavizando al trabajador.

Las palabras de Juan Roig, dueño de Mercadona, cuando afirmaba que “los españoles tenemos que trabajar y cobrar como los chinos si queremos salir de la crisis” se han confirmado a excepción de que los trabajadores emigrantes del país asiático cobran el salario mínimo interprofesional, o sea 648 euros mes. En éste sentido nos preguntamos si es legal el pago de un salario por debajo de esa cantidad y siendo ilegal por qué no actúa la Inspección de Trabajo en contra de esa práctica, la contestación es bien sencilla: El contrato estercolero está condicionado a “obras y servicios” y en lugar de aplicarle la jornada normal aplican menos horario laboral con lo que justifican el sueldo del currito o currita de turno y al mismo tiempo también se benefician en la cuota empresarial de la Seguridad Social.

Panadería Polvillo ha salido a la “palestra” alegando que no tiene nada que ver con el empresario de esa panadería de Jerez de la Frontera, ya que su relación comercial se limita a una franquicia y su responsabilidad empieza y termina en la venta de sus productos. Lo que no se entiende es por qué no interviene condicionando el buen trato a los trabajadores de sus franquicias, el famoso dicho que “la mujer del Cesar no solo tiene que ser honrada, además debe parecerlo” es un hecho aplicable a la panificadora andaluza Panadería Polvillo. Desde luego yo no compraría jamás en un negocio donde la trata de esclavos sea norma habitual y donde el beneficio obtenido no se consiga a través del valor añadido al producto y se obtenga esclavizando al personal.

Todos queremos un cambio drástico de esta dramática situación, que nadie entiende y que parece en algún momento explotará con todas sus consecuencias.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario