Sin categorizar

Trucos para que la Navidad no engorde

Elblogoferoz.- La Navidad es una época en la que se suelen cometer excesos dietéticos de todo tipo, tanto con la comida como con la bebida; lo que hace no solo que todos pesemos una media de tres kilos más tras las fiestas, sino también que aumente la incidencia de indigestiones, subidas de tensión, descompensaciones glucémicas en personas con diabetes, ataques de gota y cólicos renales.

La endocrino de Grupo Hospitalario Quirón en Tenerife Patricia Cabrera asegura que si  seguimos una serie de recomendaciones antes, durante y después de fechas tan señaladas evitaremos coger esos kilos de más. Las semanas previas a los días de Navidad, hay que procurar hacer una dieta lo más sana posible, con un adecuado consumo de frutas y verduras, manteniendo las famosas cinco comidas al día y la ingesta de 1,5 litros de agua diarios. Además, es fundamental mantener una rutina de ejercicio físico de 30-45 minutos de intensidad moderada al menos tres veces por semana.

Desde su punto de vista, lo primero que debemos tener en cuenta es que si planificamos bien las comidas y controlamos los impulsos de compra en el supermercado, podemos diseñar unos menús navideños de bajo contenido calórico, equilibrados, creativos y, por supuestos, sabrosos. Sin embargo, no solo lo que vamos a comer es importante, cocinar únicamente las cantidades justas adecuadas al número de comensales evitará que, en días posteriores, se recurra a las denominadas sobras.

“Entrantes con alimentos bajos en calorías, como el marisco (a excepción de las personas que tengan problemas de ácido úrico elevado que han de evitar su consumo), y primeros o guarniciones a base de verduras, reducirán el aporte calórico total de la comida”, indica la especialista, para luego insistir en que “es fundamental respetar los horarios de comidas y no saltarse ninguna, puesto que así se evitará la sensación de hambre y, por tanto, disminuirá la probabilidad de picoteo durante la elaboración del menú”.

Técnicas de cocción

Sobre la mejor manera de elaborar los platos, la doctora Cabrera apunta que es importante que la técnica de cocción sea la más sencilla posible, pues cocinar a la plancha, al vapor, al horno y en su jugo ayuda a rebajar el aporte calórico. Asimismo, debemos eludir el consumo de mantequillas y margarinas y sustituirlas por aceite de oliva; de esta forma disminuimos el aporte de grasas saturadas.

Por último, nos recomienda que procuremos servirnos pequeñas cantidades de alimentos en el plato, puesto que es habitual que familiares y amigos traigan sus propias elaboraciones y deseemos probarlo todo. Comer despacio ayuda a mantener una adecuada digestión y a saciarse antes. Las bebidas alcohólicas son muy calóricas, así que hay que consumirlas con precaución o, mejor, sustituirlas por agua o bebidas sin azúcar.

Una vez pasadas las fiestas, concluye la endocrino, hay que esforzarse y no consumir los restos de las comidas de Navidad y retomar el orden de dieta y ejercicio; ello nos ayudará a bajar los kilos no deseados y a mantenernos en el peso adecuado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario