Sin categorizar

La Corona Forestal de Tenerife se regenera con la plantación de 700 árboles

Elblogoferoz.- El Cabildo de Tenerife, a través del área de Medio Ambiente, y Mirlo Positive Nature realizaron una actividad de repoblación en la que se dieron cita medio centenar de personas, quienes plantaron unos 700 nuevos árboles en la Corona Forestal. La actividad se enmarca dentro de la II Campaña de reforestación de la Corona Forestal, una iniciativa que pretende reconstruir parte del bosque degradado en el mayor espacio natural protegido de Canarias. El proyecto se financia mediante un original sistema de participación ciudadana que permite plantar un árbol por cada 8 euros recaudados.

El acto contó con la presencia de la consejera de Medio Ambiente, Ana Lupe Mora, y el director general de Mirlo Positive Natura, Yeray Martínez, quienes contribuyeron a la plantación de ejemplares de acebiño, follao, faya, escobón y pino canario. “Se trata de repoblar una parte de la Corona Forestal y conseguir la generación de una huella ecológica positiva. La huella de carbono positiva se genera porque los árboles son capaces de capturar el dióxido de carbono producido por la actividad humana, impidiendo así que contribuya al calentamiento global”, explica Ana Lupe Mora.

En palabras de la consejera de Medio Ambiente, la iniciativa de Mirlo “es muy importante porque supone implicar a la ciudadanía en el cuidado del medio ambiente. Se trata de que la población perciba que el mantenimiento de los espacios naturales no es una cuestión solo de las administraciones sino que pueden contribuir directamente con acciones de repoblación”.

La campaña 2014 ha conseguido un total de 254 contribuyentes –más del doble que el año anterior- entre las que destacan las aportaciones de los clientes del Hotel Tigaiga, de Puerto de la Cruz (Tenerife), que plantaron unos 80 árboles. La plantación de 2014 retirará de la atmósfera de 230 toneladas de CO2, equivalentes a las emisiones de 75 coches durante un año, o a las emisiones medias de 37 ciudadanos españoles, o también equivalentes a las emisiones de casi 400 vuelos de ida y vuelta entre Canarias y la Península Ibérica.

En la campaña de 2014 han colaborado, junto a el Área de Medio Ambiente del Cabildo y Mirlo Positive Nature, una serie de instituciones y personas que han hecho posible el éxito de participación. Destacan entre estos colaboradores, además del Hotel Tigaiga, la revista digital Tendencias 21, Forestal Park, el Festival Naturman, la artista ziREjA, el colectivo Ruta 7, el Festival Boreal, la Cámara de Comercio de Tenerife, Turismo de Tenerife, la Fundación Vida Sostenible, la Oficina de Voluntariado de Cabildo de Tenerife, el programa Roscas y Cotufas de la RTVC, y otras muchas personas, asociaciones, empresas y gente influyente en las redes sociales como Leocadio Martín, Rosalba Díaz, Verónica Martín, Isa Robayna o Tenerife Ocio, entre otros muchos agentes comprometidos con la dinámica social.

Campañas repoblación Corona Forestal

La campaña 2013, que supuso la plantación de 520 árboles en 3.500 metros cuadrados, supondrá la retirada de la atmósfera de 139 toneladas de CO2. Con las nuevas plantaciones de 2014, sumadas a las del año anterior, se conseguirá la retirada de la atmósfera de casi 400 toneladas de CO2, lo que representa un significativo logro teniendo en cuenta que Canarias es una de las regiones del mundo que genera mayores tasas de contaminación por CO2 (aproximadamente 6 Tn CO2/persona /año), debido a la fragmentación insular del territorio (1-2 centrales térmicas por isla) y a la utilización masiva de fuel-oil.

Las dos campañas desarrolladas hasta ahora han aglutinado a un total de 324 personas comprometidas con la generación de huella ecológica positiva, conocidas como «mirlos». Los mirlos son las personas que, imitando el comportamiento del mirlo capiblanco, contribuyen a mejorar la Corona Forestal aportando recursos e incluso participando eventualmente en la plantación de árboles.

El mirlo capiblanco es un ave que vuela anualmente del norte de Europa a las islas Canarias y, una vez allí, ayuda a dispersar las semillas del cedro canario, una especie endémica amenazada. Los mirlos que llegan de Europa se alimentan de sus frutos, que solo pueden germinar después de que el mirlo los haya digerido. Así, se produce una simbiosis que refleja lo que la campaña de los 324 mirlos pretende conseguir.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario