Sin categorizar

Soria plantea que el nuevo impuesto a la explotación de hidrocarburos se sitúe en el 8%

AGENCIAS.- El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha planteado que el nuevo impuesto planteado el pasado viernes por el Consejo de Ministros para la explotación de hidrocarburos se sitúe en torno al 8%. Durante su intervención en un desayuno organizado por Europa Press, Soria ha señalado que el tipo se tendrá que establecer en un reglamento, pero que el que actualmente existe en Italia, del 8%, «es un tipo razonable».

El pasado viernes, el Gobierno aprobó un anteproyecto de ley con varias modificaciones a la ley de hidrocarburos, entre las que se incluye ese impuesto a la explotación que pagarán las empresas que exploten los yacimientos y que revertirá en las comunidades autónomas y entidades locales donde tengan lugar dichas prospecciones. En caso de producirse en el mar, irá a la comunidad más próxima.

Este nuevo impuesto podría suponer un incentivo para superar las reticencias de las autoridades autonómicas ante las prospecciones -caso de Canarias, por ejemplo- o a dar permisos para extraer petróleo con la técnica de la fractura hidráulica, el fracking -caso, por ejemplo, de Cantabria o Navarra-.

Poco después, el presidente de Repsol, Antonio Brufau, ha reconocido que esa tasa «afecta a la rentabilidad» de las prospecciones en aguas cercanas a Canarias. «Nos da un poquito de preocupación que un tema de esta magnitud se produzca cuando el proyecto ya está en marcha», ha asegurado Brufau, para añadir después que habrá que analizar «si el proyecto puede llevarse adelante con estos condicionantes fiscales».

En ese sentido, el consejero delegado de la petrolera, Josu Jon Imaz, ha apuntado que «en unas semanas» se conocerá si hay hidrocarburos. En caso positivo, habrá que analizar si es comercializable, para lo que será necesario un plazo mayor.

Los dirigentes de la petrolera han hecho estas declaraciones en la presentación ante la prensa de la compra de la petrolera canadiense Talisman por parte de Repsol. Preguntado por ello en el desayuno informativo, el ministro de Industria ha destacado que «es una operación y una noticia extraordinaria para Repsol y para el sector energético y la economía española porque pone de manifiesto el músculo del gran operador del sector de hidrocarburos en España y en el mundo».

Soria ha destacado que Talisman aportará casi 300.000 barriles diarios adicionales a Repsol, lo que «le coloca en el top quince de las petroleras a nivel mundial» después de haber «aprovechado las oportunidades que hay ahora». La compra, ha añadido, «posiciona muy bien a Repsol en el sector de hidrocarburos a nivel mundial y podrá combinar mejor su actividad con el downstream«, ha afirmado.

Gasolina

En materia de carburantes, Soria ha apuntado que la caída del precio del petróleo ha rebajado en un 10% el precio de venta al público de la gasolina, frente al 24% que se ha abaratado este carburante en el mercado de cotización internacional.

En ese sentido, ha recordado que el peso de la gasolina en el importe total del precio de venta supone el 35% ya que el resto son impuestos (52%) y margen bruto de explotación (13%).

A este respecto, Soria ha abierto la puerta a introducir nuevas medidas de competencia en el sector de distribución de carburantes a través de enmiendas en el anteproyecto de ley de modificación de la ley de hidrocarburos.

En concreto, ha apuntado a posibles restricciones en el número máximo de estaciones de servicio que cada operador puede tener en una misma provincia o isla o en los plazos de los contratos de abanderamiento.

En esta línea, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, anunciaba este lunes que su partido presentará una iniciativa en el Congreso para que el Gobierno garantice que la gasolina y el gasoil bajen lo mismo que el crudo -«en la misma proporción y con la misma velocidad»- y que se restrinja el negocio de las tres grandes compañías del sector, fijando una cota máxima del 30% del mercado de la distribución.

En declaraciones a la prensa, Sánchez subrayó que en España la bajada del precio del petróleo no se traslada al precio de los hidrocarburos de la misma manera que en el conjunto de la UE lo que implica, recalcó, que  «el coste de la energía en nuestro país, tanto para los autónomos como para los transportistas, como también para los usuarios y consumidores, sigue siendo muy elevado», lo que genera un «impacto» en la competitividad «enorme» que acaba implicando que «una devaluación mayor de los costes salariales».

Por ello, el PSOE va a instar al Gobierno a que garantice, a través de la Ley de Hidrocarburos, que «en el momento en el cual baje el precio del crudo, baje también el precio de la gasolina y del gasoil, para los autonómos, para los transportistas y también para los consumidores y usuarios».

A su juicio, este problema que «viene arrastrándose desde la década de los 90», es «una inercia producto de la falta de competencia» que hay en el sector de los hidrocarburos, un «oligopolio» en el que tres compañías «concentran el 85% de la distribución», del volumen de venta y de la propiedad de las estaciones de servicio.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario