Internet SOCIEDAD Tecnología

La Web en 2014: menos libre, más desigual, advierte el Índice Anual de la Web de la World Wide Web Foundation

Tim Berners-Lee, inventor de la Web, hace un llamamiento para que el Internet sea reconocido como un derecho humano, protegido de la interferencia comercial y política

 

EFE.- La World Wide Web Foundation ha publicado la edición 2014-2015 del Índice de la Web, la primera medición en el mundo de la aportación de la Web al avance social, económico y político en 86 países. El informe revela que Los usuarios de la Web están cada vez más expuestos al riesgo de ser indiscriminadamente vigilados por los gobiernos. Las leyes para evitar la vigilancia masiva son débiles o no existen en más de 84% de los países; en 2013 la cifra fue de 63%.

También detalla el informe que la censura en línea está en auge. La censura moderada o extensa en la Web hoy se ve en 38% de los países, mientras que en 2013 la cifra fue de 32%. Además, la organización en línea propicia el cambio real. Pese al deterioro generalizado de un entorno favorable a la libertad de prensa prácticamente en todos los países estudiados, la Web y las redes sociales están influyendo enormemente como detonadores de la acción ciudadana en tres de cada cinco países. Mientras tanto, en más de 60% de los países las mujeres están usando la Web para ejercer sus derechos en un grado moderado o extenso.

La verdadera neutralidad en la red sigue siendo una rareza: una evaluación pionera a escala mundial de la neutralidad en la red encontró apenas alrededor de una cuarta parte de los países donde efectivamente se vigila el cumplimiento de las normas en contra de la discriminación comercial o política en el manejo del tráfico en Internet.

Continua el informe que no se ataca de manera eficaz la violencia de género en línea. En 74% de los países estudiados por el Índice de la Web, entre ellos muchos de ingresos altos, las entidades encargadas de vigilar el cumplimiento de la ley y los tribunales no han logrado tomar medidas adecuadas donde se usan tecnologías informáticas y de comunicación habilitadas por la Web para cometer actos de violencia de género.

Finalmente, otro punto de este estudio añade que casi 60% de los habitantes del planeta no pueden estar en línea, mientras que la mitad de todos los usuarios de la Web vive en países donde hay severas restricciones a los derechos en línea. 4.300 millones de personas carecen de acceso a la Web, en tanto al menos 1.800 millones más enfrentan graves violaciones a su derecho a la privacidad y la libertad de expresión cuando están en línea. Otras 225 millones viven en países donde la capacidad de pagar puede limitar el contenido y los servicios a los que tienen acceso.

Por su parte, Sir Tim Berners-Lee, inventor de la Web y fundador de la World Wide Web Foundation, dijo: «Ya es hora de reconocer en el Internet un derecho humano básico. Es decir, garantizar el acceso asequible a todos, garantizar la entrega de paquetes de Internet sin discriminación comercial o política, y proteger la privacidad y libertad de los usuarios de la Web independientemente de su lugar de residencia».

El cálculo del índice ha sido renovado de manera significativa y ahora permite comparar los países de un año al siguiente. Sin embargo, nuevamente los países escandinavos conquistaron los lugares más altos de las clasificaciones del índice. Los Estados con altos niveles de riqueza, menores niveles de desigualdad y sólida protección de las garantías individuales, como Dinamarca, Finlandia y Noruega en los primeros puestos, son los que más se benefician de la Web en términos sociales y económicos.

Clasificaciones del Índice de la Web 2014-2015

Países ingresos altos

Países ingresos medios

Países ingresos bajos

1. Dinamarca          

1. Hungría             

1. Kenia

2. Finlandia          

2. Argentina

2. Bangladesh

3. Noruega            

3. Costa Rica

3. Uganda

El informe 2014-2015 del Índice de la Web puede consultarse en www.thewebindex.org, donde también se ofrecen visualizaciones y todos los datos correspondientes. FUENTE The World Wide Web Foundation

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario