FIRMAS

El psicólogo de la moda. Por Armando Pinedo

Ivan Bart tiene uno de los trabajos más deseados (y estresantes) del mundo. Desde su agencia IMG representa, maneja y consolida las carreras de las estrellas más potentes del mundo de la moda, el cine y el deporte. Así analiza el futuro de una industria integrada por las supermodelos este licenciado en Psicología.

Presidente de IMG Models, Ivan Bart tiene esa varita mágica e indescifrable (“la que consigue que seamos capaces de trabajar sin cometer errores”, asegura) para guiar con éxito la carrera de mujeres tan conocidas, influyentes y perseguidas como las modelos Kate Moss, Carolyn Murphy, Gisele Bundchen, Joan Smalls, Kate Upton, Lily Donaldson o Tyra Banks, entre otras muchas, como la de la española Clara Alonso, a quien fichó después de que fuera seleccionada para participar en el desfile de Victoria’s Secret.

Su posición le ubica entre los nombres más poderosos de la industria de la moda por su capacidad para crear estrellas sin fecha de caducidad: “Me gusta la idea de conseguir que algunas mujeres como China Machado, con 83 años, se hayan convertido en mujeres con un alto poder de prescripción y con una imagen aún más potente que cuando tenían 30 años. La belleza sin caducidad alberga personalidad, carisma, atractivo, y hoy en día muchas marcas es lo que buscan”, asegura desde su oficina en la Gran Manzana. “Hoy las grandes modelos, como Kate Moss, tienen más de 40 años, lo que indica que todo es transitorio y cambiante porque la edad ya no es un problema, sino un plus. Estoy seguro que Karlie Kloss, que ya es una gran supermodelo, seguirá trabajando a un buen ritmo cuando cumpla 40 años porque ama su profesión y, cuando eso ocurre, puedes ser capaz de estar en el pedestal profesional mientras tú decidas”.

Fuente: D.R.

En una reciente entrevista en The Business of Fashion (www.businessoffashion.com), que le incluía entre las personas más influyentes del mundo, Bart confesaba que su formación universitaria en Psicología le ha ayudado a limar las presiones con las que conviven diariamente las mujeres más glamurosas y solitarias del mundo. “Piensa que una chica hoy no sabe si mañana viajará a Río de Janeiro o a Tokyo ni si su contrato con una marca potente será efectivo tras un duro casting. Eso las convierte en mujeres muy frágiles y solitarias, por lo que hay que estar disponible para ellas las 24 horas del día. Es una carrera dura, aunque solo veamos el aspecto glamuroso”.

Y es que, como apunta Bart, estar en el limbo de un trabajo a veces desestabiliza mucho, de ahí que exija a su equipo que siempre expongan a los chicos y chicas que llegan a IMG por qué quieren ser modelos, qué metas tienen y qué imagen traen de este trabajo “porque todos llegan con estrellas en los ojos, fascinados por la idea de viajar en primera clase o trabajar para los grandes; y es verdad que eso ocurre, pero para llegar a ese punto hay que trabajar muy duro, patear mucha calle y ser juzgado por tu físico”.

Cuando Bart mira atrás, a menudo le llega un nombre icónico en la moda, el de la supermodelo Stephanie Seymour, quien recuerda que cuando llegó a su agencia enseguida fue a un burro con ropa, cogió una falda y dijo: “Tengo que llegar a lograr hacer que una falda sea única moviéndola dentro de su cuerpo”. Ivan Bart asegura que “ella entendió enseguida cuál era su trabajo y por eso hoy en día sigue trabajando a tope con su último contrato para Estée Lauder”, recuerda Bart.

Pero actualmente lo que todos los aspirantes a convertirse en modelo quieren descubrir de Bart es cómo consigue este súper agente que alguien se convierta en el rostro del año. Él asegura que “educamos a cada chico o chica para que cuando entre en una habitación tenga la capacidad de iluminarla por completo”. Nueva York, Londres, París, Milán o Sidney son las bases profesionales de Bart, quien se manifiesta rendido ante la carrera de dos de sus chicas favoritas, Kate Upton y Karlie Kloss, “aunque me gusta aportar valor a la trayectoria de cada una de mis chicas y chicos porque en mi caso preguntarme cuál ha sido mi modelo favorita desde el comienzo de mi carrera sería como preguntarle a una madre cuál es su hijo o hija favorita. De todos modos, creo que ha llegado el momento de recuperar la figura del supermodelo masculino, de apostar por la imagen potente del hombre en este ranking tan implacable”.

Entre todas las modelos que Bart tiene en cartera aparece con fuerza el nombre de Gigi Hadid, una de las protagonistas del nuevo Calendario Pirelli, y a quien además la última edición americana de Vogue le dedica una página hablando de su estilo vistiendo. “Tiene esa habilidad de impresionar a todo el mundo a su paso y 2015 será el año de su consolidación porque ya hemos cerrado editoriales y campañas que la convertirán en la gran estrella de la moda, como ocurrió con Kate Upton”, advierte el presidente de IMG. “Lo que hoy en día vende es un aspecto saludable, sexi y natural, ya no vale la delgadez ni el rostro anguloso. Vendemos diversidad, talento, razas… El mundo ha cambiado y ya no lo lidera un único tipo de chica. Si unes todo ello, no queremos poner límites sino representar lo mejor en cada sector. La presión de la talla es algo que me disgusta porque creo que eso difiere mucho de la realidad. No puedo convencer a un cliente para que busque una modelo con una talla diferente a lo establecido, pero me gusta intentarlo y pensar que podemos cambiar todo ello”.

Bart cree que realmente el siguiente paso de una agencia como la suya es conseguir que esa diversidad sea extensible a todo el mundo editorial y publicitario, unido a un negocio en el que cree y en el que trabaja con visión a largo plazo como es el departamento de los supermodelos masculinos. “Los cambios suceden, y espero que pronto las modelos recuperen su estatus en las portadas porque todos estamos agotados de las celebridades y creo que una modelo te ayuda a soñar mucho más neutralmente cuando te vende un producto. Con una estrella del cine o de la música ya estás condicionado por la información que manejas sobre ella. Creo que eso debe cambiar porque la moda es evolución, y así debe ser siempre”. Habrá que ver qué piensa la directora del Vogue americano, Anna Wintour, quien desde hace algún tiempo ha asegurado que una modelo en portada ya no vende…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario