FIRMAS Salvador García

Manipulación televisiva. Por Salvador García Llanos

Escribe Ángel Sánchez Harguindey, superviviente en el diario El País desde su fundación, que RadioTelevisión Española (RTVE), se está convirtiendo, cada día con más descaro, en una empresa de manipulación política. La semana pasada, precisamente, se vivió un episodio que corrobora su apreciación: el nuevo director de los servicios informativos, José Antonio Álvarez Gundín, materializaba una reestructuración de áreas y el relevo de personas en las ediciones del fin de semana que, el Consejo de Informativos, rechazó públicamente al quebrarse la columna vertebral de los telediarios “sin que existan razones profesionales que lo justifiquen”. La decisión se unía a la destitución de la editora y de uno los presentadores de los telediarios del fin de semana. De inmediato se produjo una sentada de protesta de trabajadores ante el despacho del director que se estrenaba, pues, con un notable rechazo a sus primeras determinaciones. Las reacciones de solidaridad no se hicieron esperar, principalmente en las redes sociales, en tanto que formaciones políticas y sindicatos expresaban también su disconformidad y alguna anunciaba la solicitud de comparecencia parlamentaria del presidente de la corporación.

De modo que estamos ante una nueva crisis que merma la credibilidad de los espacios informativos de la televisión pública -curiosamente, muchas opiniones coinciden en que todo lo contrario sucede en Radio Nacional de España-, muy afectada desde el principio de la legislatura, hasta el punto de haber perdido el liderazgo en las clasificaciones de audiencias. Pensar que esos telediarios llegaron a ser considerados de los mejores del mundo hace unos pocos años… Los contrastados esfuerzos de ecuanimidad, independencia, pluralismo y autoexigente profesionalidad sirvieron de muy poco.

Recuérdese que los profesionales destituidos habían sido designados por Somoano, el anterior director responsable de informativos. Por supuesto, la nueva dirección -que llega para arreglar algo que no iba bien, seguro- tiene todo el derecho a conformar un núcleo de confianza y a fijar criterios para, teóricamente, mejorar los productos y hacerlos más competitivos.  Pero no es menos cierto que en un medio público las normas reguladoras imponen, tal como se recoge en el comunicado del Consejo de Informativos, la obligación de perseguir la excelencia informativa, además del respeto a la trayectoria profesional de sus empleados. En ese sentido, no es de extrañar que el mismo Consejo haya destapado el temor de que los relevos operados por Álvarez Gundín entrañen la intencionalidad de imponer controles y sesgos en los contenidos de los informativos.

El caso es que mientras los ciudadanos aguardan una información de calidad, ajustada y pluralista y los profesionales se esmeran en disponer de mejores condiciones de trabajo, RTVE no termina de superar en esta legislatura las servidumbres de la manipulación ideologizada que la alejan, sí, del modelo de servicio público que se ve amenazado, por cierto, por la inserción de publicidad privada. ¿O es que era eso precisamente lo que querían?

1 Comentario

Clic aquí para publicar un comentario

  • Ya se sabe que el PP siempre hace todo, si es que lo hace, tarde y mal: Sus gobiernos hacen los cambios «políticos» en sus medios cuando queda poco tiempo para las siguientes Elecciones.

    Los gobiernos del PSOE hacen los cambios nada más conseguir el poder. Y nadie dice nada en contra, ¿verdad?