Sin categorizar

El síndrome del túnel carpiano puede causar daños irreversibles en la mano si no se trata a tiempo

Elblogoferoz.- La falta de una detección precoz del síndrome de túnel carpiano puede causar daños irreversibles en el paciente, como la pérdida de sensibilidad y fuerza en la mano, que no es posible corregir ni tan siquiera con una intervención. Así lo advierte el  traumatólogo de Hospiten Bellevue Joaquín Amigó, que explica que en torno a un 3 por ciento de la población, la mayoría mujeres de entre 40 y 60 años, padece este síndrome, provocado por la compresión del nervio mediano de la mano.

Según explica, existe un número elevado de pacientes que acuden a consulta con alguno de los síntomas que acompañan a esta patología, aunque muchos de ellos siguen sin identificarla, lo que impide que pueda detectarse a tiempo.

En un principio, esta patología provoca hormigueos y sensación de hinchazón en las manos, “sobre todo por la noche, que es cuando muchos pacientes se despiertan por el dolor y tienen que agitar las manos o frotárselas para notar alivio”, explica Joaquín Amigó. Conforme va avanzando la enfermedad,  los pacientes pierden fuerza, se muestran menos diestros a la hora de sujetar objetos y suelen sufrir la sensación de calambre eléctrico al mantener las manos en posiciones forzadas con mantener las muñecas flexionadas.

En la inmensa mayoría de los casos se desconoce cuál es la causa del síndrome del túnel carpiano. Desde el Servicio de Traumatología de Hospiten Bellevue se asegura que hay casos,  los menos frecuentes, en los que es consecuencia directa de un traumatismo, aunque Joaquín Amigó aclara que lo más común es que el síndrome del túnel carpiano se deba a una combinación de factores, entre los que se incluye el tener un canal carpiano estrecho de nacimiento y realizar trabajos que fuercen la muñeca con movimientos repetitivos o posturas de flexión-extensión.

En este contexto, la lista de ocupaciones en las que existe un mayor riesgo es amplía e incluye  a carpinteros, peluqueras, camareros o trabajadores del área industrial o de montaje, entre otros. Además, la detección de este síndrome puede estar asociada a determinadas procesos o enfermedades como el hipotiroidismo, la diabetes o el fallo renal. “También se puede presentar en el embarazo, especialmente durante el tercer trimestre de gestación, donde este síndrome tiene una incidencia de entre el 20 y el 40%”, añade el traumatólogo de Hospiten.

Por el contrario, Joaquín Amigó asegura que aún no hay estudios científicos que demuestren que hay relación directa entre el síndrome del túnel carpiano y el uso de los dispositivos tecnológicos, como el móvil o el ordenador.

Entre las medidas de carácter preventivo que se pueden adoptar, el traumatólogo de Hospiten Bellevue aconseja estirar y flexionar los brazos y los dedos antes de empezar el trabajo,  hacer descansos frecuentes y alternar los movimientos, si es posible, para reducir la cantidad de repetición de los mismos durante la jornada laboral.

Tratamiento

Joaquín Amigó asegura que por término general y siempre que se detecte a tiempo, el tratamiento que se aplica al paciente con síndrome de túnel carpiano es “bastante conservador”. El primer paso consiste en cambiar nuestros hábitos para evitar factores desencadenantes, como las malas posturas y el sobresefuerzo que lo ha causado. Además, de acuerdo con el  estado del paciente, es conveniente inmovilizar de manera temporal el túnel carpiano y aplicar infiltraciones con corticoides, añade.

Sólo en el caso de que todo lo demás fracase, se opta por practicar una intervención en la que se libera al nervio en su túnel o canal del carpo, mediante una pequeña incisión de 2 centímetros en la mano. “Se trata de una intervención menor, en la que el 95 por ciento de los pacientes se recuperan y al mes pueden reanudar con total normalidad su rutina o actividad diaria, después de una tabla de ejercicios de rehabilitación”, explica el traumatólogo.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario