Sin categorizar

La sonda Philae envía la primera imagen del cometa tras el hito de su aterrizaje

AGENCIAS.-  La sonda Philae de la Agencia Espacial Europea (ESA) ha aterrizado con éxito sobre el cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Este momento histórico para el sector espacial y para Europa se ha producido a las 17.04, hora a la que ha llegado la confirmación de Philae al el Centro de Operaciones Espaciales de la ESA en Darmstadt (Alemania).

Philae ha remitido la que es primera imagen tomada por una nave espacial desde la misma superficie de un cometa, un hito sin precedentes en la historia de los viajes espaciales.

La imagen muestra las características previstas en el punto de aterrizaje previsto denominado Agilkia: una superficie plana cubierta de polvo, que permite un aterrizaje suave. Se encuentra en la cabeza del cometa, en un área que recibe suficiente luz solar como para mantener óptimas sus baterías.

Sin embargo, informes de la retransmisión en directo del CNES francés muestran inestabilidad en las condiciones de Philae tras su aterrizaje. Concretamente, la descarga de datos está siendo más lenta de lo esperado, y los paneles solares reciben pobres niveles de iluminación.

Culmina así una de las partes más importantes de esta misión, que comenzó hace 10 años y en la que la nave Rosetta, la encargada de trasladar a Philae hasta las proximidades del cometa, ha recorrido más de 500 millones de kilómetros.

cometa

Este miércoles a las 10.03 horas (hora peninsular española), se confirmaba la separación de Philae de la nave y el inicio de su camino a la roca. Este suceso se producía a 22 kilómetros de 67P/Churiumov Guerasimenko. Su velocidad  en este descenso ha sido de unos 18 centímetros por segundo, aunque la velocidad fue aumentando hasta el metro por segundo a lo largo del recorrido.

El lugar elegido para posarse, bautizado como Agilkia, fue seleccionado el pasado septiembre –entre cuatro puntos– por sus características. Según ha explicado el responsable científico de la misión, Laurence O’Rourke, este lugar tiene una buena iluminación «necesaria para dar energía a la sonda para realizar su trabajo» y una superficie plana, así como un gran interés científico.

Se trata de una zona con acantilados y rocas de 12 metros de alto, así como una buena combinación de hielo y polvo en su superficie. «Es una zona con muchos retos», ha apuntado.

Sin embargo, este martes, las rocas y los desniveles de la zona se habían convertido en un ‘enemigo’ de Philae que, tras una revisión de su ‘salud’, presentaba un problema en el sistema de descenso. La ESA explicó en un comunicado que el sistema que proporciona un empuje para evitar un rebote en el momento de toma de contacto con el cometa, no se podía activar.

Entonces, los expertos aseguraban que había que confiar plenamente en los arpones que la sonda tienen en sus patas, y que estos se aferrarán a la superficie» de 67P con fuerza para evitar un desastre.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario