Sin categorizar

¿Por qué nadie explica los cambios de jurado del Premio de Novela Benito Pérez Armas? Por Eduardo García Rojas

Se supone que a finales de octubre se conocerá el fallo del Premio de Novela Benito Pérez Armas 2013, certamen que convoca la Fundación de CajaCanarias y está dotado con 12.000 euros más la publicación de la obra.

Este año se han presentado 62 trabajos en el que está considerado como uno de los concursos literarios más importantes de cuantos se celebran en Canarias aunque son muchos los que se preguntan a qué se debe los cambios y recambios a los que recurre la organización para la selección del jurado.

En la pasada edición del Benito Pérez Armas se sustituyó a los que hasta el 2012 habían formado parte del mismo por tres personas que ahora dejan de serlo en favor de los escritores que integraron el jurado anterior. Vuelve a reunir así el jurado de la edición 2013 a dos Premios Canarias de Literatura, como el escritor, doctor en Filología Románica y catedrático de Filología Española de la Universidad de La Laguna, Juan Manuel García Ramos y el también escritor y periodista Juan Cruz Ruiz y la escritora y poeta Cecilia Domínguez Luis.

La novela ganadora de la edición del 2012  –el fallo se hace público al año siguiente– fue El reino de los cielos, de Silvia García, y los integrantes del tribunal resultaron entonces el catedrático de Lengua Española de la Universidad de La Laguna, Humberto Hernández; la catedrática de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Alicia Llarena y el escritor y periodista Fernando Delgado. Sin embargo, no se informó entonces de las razones que justificaran que estuvieran ellos y no los que ahora vuelven a estar.

A la espera de un suscinto comunicado que revele lo que ya se considera en los mentideros como “otro misterio más a lo Cuarto Milenio“, desde El Escobillón.com defendemos la existencia del Premio Benito Pérez Armas pero recomendamos a los organizadores coherencia y reflexión sobre un certamen literario que si por algo se caracteriza es –con independencia de sus jurados– por su afortunada continuidad en el tiempo.

Saludos, se ha dicho, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario