FIRMAS Salvador García

Precariedad y estancamiento salarial. Por Salvador García Llanos

Al Gobierno de Rajoy le traen al fresco los datos. La euforia desatada en el discurso del presidente para abrir el curso político ha entrado en barrena con datos, análisis y anuncios que han apagado en tres o cuatro días las campanas del triunfalismo lanzadas al vuelo. Del ‘seguimos siendo los mejores’, por ejemplo, a la cruda realidad de los contenidos del Informe sobre Perspectivas de Empleo hecho público por la poco sospechosa Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), no hay más que un paso. Estrecheces económicas entre trabajadores y familias y consumo interno debilitado son dos de las conclusiones sobresalientes de ese Informe. Menos mal que al ejecutivo le queda el fiel aliado del presidente de la CEOE, Joan Rosell, quien ha negado la existencia de una rebaja salarial en nuestro país, o sea, con la mejor doctrina gubernamental: si te dicen blanco, tú respondes negro, si algo está bajando, tú afirmas lo contrario o que sube moderadamente o que está estancado, vaya.

Esta vez no hubo anticipo autocomplaciente. Lo que demuestra que manejan a conveniencia los datos de un problema tan serio y delicado que escuece en millones de familias y ciudadanos de este país. Pero da igual: ya habrá un eufemismo o una desestacionalización recurrente o millones de turistas. Quebró la tendencia. Pero la reforma laboral va, de todas maneras va. Aunque los registros indiquen que son una enmienda a la totalidad.

Aunque agosto registrara ocho mil parados más y, lo que es más inquietante, cien mil afiliados a la Seguridad Social menos. La mayor parte de los contratos que se han formalizado son temporales, luego prevalece la precariedad. Para ser concretos: el 93,5% son temporales; en tanto que uno de cada tres contratos son a tiempo parcial. O sea, los sectores económicos del sistema productivo español siguen sin generar empleo.

Y comparando los agosto, por cierto. Si el año pasado el paro descendió en 31 personas y el partido gubernamental insistió en que allí se iniciaba un cambio de ciclo, y ahora, en el mismo mes de 2014, el desempleo se ha incrementado en unas ocho mil personas, cómo puede haber manifestaciones que califiquen de favorables y positivos tales cifras. ¿Se habrán preguntado si el ciclo se ha invertido?

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario