FIRMAS

51.226 lecturas turísticas. Por Míchel Jorge Millares

Empecé a publicar artículos en este blog en diciembre de 2007, cuando la crisis comenzaba a a arrollarnos con toda su crudeza y el turismo en Canarias mostraba síntomas de agotamiento o, más bien, de incapacidad para competir contra otros destinos de sol y playa mucho más baratos, aunque tras aquellos decorados de bienestar a precio de saldo se mantenían dictaduras (también eran gobiernos corruptos, pero eso no es patrimonio exclusivo de los países de la vertiente mediterránea del continente africano), por lo que la primavera árabe sirvió para resucitar los destinos canarios a costa del hundimiento de esos países (y dudo que salgan pronto del atolladero en el que se encuentran).

Mi propósito al abrir el blog era hablar de turismo, de lo que había conocido y lo que estaba estudiando desde hacía más de veinte años, cuando una editorial me solicitó escribir en una guía todos mis conocimientos sobre el territorio de Gran Canaria, ya que en mi juventud dediqué mucho tiempo a recorrer sus barrancos, sus pueblos, sus fiestas y sus costas. Yo siempre he dicho que antes de periodista fui perito playero y perito verbenero. Y no me arrepiento. Más bien fue una forma de conocer el mundo al que en aquella época podíamos aspirar, cuando ir a Tenerife suponía una noche entera en barco con su ritual de iniciación a la marinería al vomitar todo el estómago en la vuelta a La Isleta, en aquel ‘Ciudad de Huesca’ o ‘Ciudad de Teruel’ o los Santa María que después darían paso a los primeros ferryes y al modernísimo jet-foil. Por contra, lo de viajar a la Península era impensable si no conseguías un pasaje casi regalado para las familias de más de 10 hijos, gracias a que algún amigo trabajara en una agencia de viajes y te lo sacaba a riesgo de que te pillaran, pero en aquella época de menús deliciosos y cubertería metálica a bordo de los Iberia, no te pedían en carnet de identidad para embarcar.

Tras esa guía vinieron otras (hasta 4 de Gran Canaria, una de La Gomera, dos atlas turísticos de Canarias…) Y muchísimos artículos en revistas de viajes. Pero el destino me tenía también preparada otra ruta vinculada al turismo. Al realizar el Master en Periodismo que convocó la ULPGC en colaboración con la empresa en la que trabajaba, me decanté por realizar mi Tesina con el análisis de la revista ISLA, publicada por el Centro de Iniciativas y Turismo de Gran Canaria entre 1946 y 1969. Iba a ser un estudio periodístico pero derivó en un estudio sobre esa etapa de la actividad turística en la provincia. De hecho, la Tesina se subtituló ‘Del transatlántico al vuelo chárter’, aunque en el libro figura «Entre Néstor y el desarrollismo». A partir de ahí, a mediados de los noventa hice los cursos de Doctorado especializándome en turismo y medio ambiente, y recibí el apoyo de varios profesores para elaborar mi Tesis, pero trabajar en un periódico y dedicarse a la investigación (en serio) es lo más complicado que pueda una persona plantearse. Aún así, inicié mi colección de revistas turísticas de Gran Canaria (Canarias Turista, ISLA y Costa Canaria), mi colección de guías y folletos turísticos de Gran Canaria (tengo ya unos 400 y sólo del siglo XX) y empecé a hacerme con todos los libros sobre turismo (en especial relativos al turismo en Canarias) para confirmar que queda mucho campo por estudiar y profundizar en el sector turístico en estas Islas y, particularmente, en Gran Canaria. Entre otras cosas, dispongo de material inédito de profesionales vinculados al turismo, pero -sobre todo-, tengo la certeza de que no existe lugar en el planeta donde haya una implicación social tan grande y directa con el turismo como es el caso de Gran Canaria desde finales del siglo XIX hasta nuestros días, si bien en estos momentos hay un enorme divorcio entre la sociedad y la actividad turística a causa de la falta de visión de los empresarios y de la obsesión estadística (más bien limitada al número de viajeros que nos visitan) de los políticos y organismos públicos creados para ‘gestionar’ el turismo.

Ahora, creo, va en serio lo de la Tesis, pero de eso hablaremos otro día. Hoy toca celebrar que ya han leído en mi blog 50.000 artículos. Bueno, eso iba a decirlo hace una semana, pero ya superan los 51.267 artículos leídos las estadísticas que ofrece blogspot. Y sólo puedo decir gracias. ¡Muchísimas gracias! Aunque ustedes lo lean gratis, yo me siento satisfecho con que ese esfuerzo haya servido para que muchas personas se hayan interesado por lo que he escrito a partir de los conocimientos, documentos, datos e ideas que he lanzado a través de la red para mejorar el turismo en Gran Canaria, valorar su pasado y apostar por su futuro.

Para terminar, les cuento algunos hitos de la historia de este blog que ya tiene casi siete años:

  • En junio de 2008 tuve 2528 visitas sólo en un mes.
  • En 80 meses he publicado 160 artículos. A dos por mes, más o menos.
  • Los artículos más visitados han sido:Las visitas me han llegado, por este orden, de distintos lugares: Facebook, Google, canariasahora.es, el blog otrovalsequilloesposible, clusterturismo.com, laprovincia.es y el blog de Victoria Casas (agradecido por esos enlaces que han facilitado el acceso de personas que podrían estar interesadas en los contenidos)

 

 

  • Palabras clave de búsqueda: islas bienaventuradas, cho juan canario, michel jorge millares, maspalomas costa canaria, restaurante tagoror (un ejemplo de trogloditismo turístico) y omt (un honor que alguien busque la Organización Mundial del Turismo y recale por aquí)

Curioso… pero así es. Aunque se podría ver los datos por cada año, por meses, semanas, días… pero este es el resumen de los 51.000 visitantes que me animan a seguir actualizando este modesto espacio especializado en turismo y reivindicando un trato más destacado a esta actividad entre investigadores, profesionales, empresarios y organismos públicos, porque si no somos capaces de entender que podemos aprovechar el turismo para situarnos a la vanguardia en desarrollos de productos y servicios, es que no hemos entendido que nos condenamos nosotros mismos a ser una colonia turística en el sentido de sometimiento a los caprichos e intereses de otros.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario