Sin categorizar

Inmovilizan un furgón en Santa Cruz con 274 kilos de pescado y marisco en malas condiciones

AGENCIAS.- La Policía Local de Santa Cruz de Tenerife detectó el pasado martes un vehículo frigorífico en cuyo interior se transportaban en pésimas condiciones 274 kilos de pescado y marisco con destino a varios supermercados de la capital tinerfeña.

Los agentes alertaron de estos hechos a las autoridades sanitarias y levantaron tres actas por infracciones en materia de transporte y reglamento de vehículos.

El vehículo fue visto, a primera hora de la mañana, circulando por la avenida Reyes Católicos, fijándose uno de los policías en que tenía caducada la autorización para el transporte de mercancías perecederas desde el pasado mes de marzo.

Finalmente se dio el alto al conductor y se solicitó que mostrara la carga que transportaba, descubriendo en el interior del furgón numerosas cajas de pescado y marisco en pésimo estado, además de presentar un mal aspecto respecto a las condiciones de higiene y limpieza del vehículo.

A la vista de la situación se recabó la presencia de un técnico del servicio de Sanidad Municipal y de un inspector de la dirección general de Salud Pública. Los policías verificaron que el termostato del furgón frigorífico no funcionaba, además según manifestó el conductor del transporte, desde hacía bastante tiempo.

También comprobaron que buena parte del pescado y marisco estaba en cajas de corcho, sin hielo y descongelado. Las pésimas condiciones del vehículo mostraban grietas en la cava frigorífica provocando el vertido de agua a la vía pública.

Supermercados

El furgón realizaba el transporte de esta mercancía a varios supermercados de la capital, y ya con la supervisión de los técnicos sanitarios, se decidió inmovilizar cautelarmente toda la mercancía en la que se había alterado la cadena de frío, impidiendo su distribución.

En concreto se retiraron 274 kilos de mercancía compuesta por lomo de atún, perca, almejas, mejillones, sargos, viejas, merluza, chicharros, melva, bacalao, cherne, chocos y calamares.

Por otro lado, se revisó el itinerario de reparto de esta mercancía, comprobándose que una parte ya había sido entregada en cinco supermercados de la capital, dándose aviso de inmediato a los responsables de distribución y control de calidad.

Esta gestión hizo posible que los inspectores sanitarios se desplazaran a cada establecimiento y comprobaran el estado y temperatura de la mercancía entregada.

Todo el pescado y marisco que no reunía las condiciones aptas para el consumo fue retirado a un centro de distribución del sur de Tenerife para que quedara allí inmovilizado hasta que las autoridades sanitarias determinen su futuro.

Los policías locales levantaron las pertinentes actas y dieron traslado de todo ello a las autoridades sanitarias municipales, autonómicas y al Cabildo de Tenerife, por las infracciones en materia de transporte.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario