FIRMAS

PERIODISMO RETROSPECTIVO. ¿Ya éramos europeos desde tiempo ha? (I). Por Miguel Leal Cruz

Comoquiera que el próximo día 25M tendrá lugar el proceso electoral al Parlamento europeo, tal hecho deberá aleccionarnos por lo que ya ha dicho lugar al respecto (en clara relación a la abstención masiva), al tiempo que, el contenido que sigue, no pierde interés cultural por palpitante actualidad que aprecia cualquiera.

En estas Islas Canarias, algunas posturas académicas con base científica en torno a nuestro también origen étnico europeo, obliga a nuevo debate. El aprobado (por los pelos) pasado referéndum para el proyecto de Constitución europea, con una abstención en Canarias de los 2/3 del total del censo electoral con derecho a voto, pero ratificado el 20 de febrero de 2005 a instancia del gobernante partido socialista español; y que también obliga a indagar sobre la relación socio-económica, humana (y étnica), entre estas islas y la antigua Europa ahora, y desde cualquier momento histórico. Claro que sin perjuicio de la obvia relación en todos los aspectos con África como continente, geográfica y biológicamente próximo, de patente obviedad.

Se da por hecho que desde el inicio de la conquista y colonización a partir de 1402 en Lanzarote, esta relación se consolida. Fueron los normandos, castellanos, andaluces, italianos y flamencos, a más de otros muchos pueblos siglos antes, los que consolidaron el nexo canario-europeo, globalmente. Si bien, estos integraron culturalmente a los aborígenes supervivientes; bastantes a pesar de todo y que, también, fueron necesarios para poblar América.

Estos antiguos canarios también tenían mucho de europeos (aunque esta aseveración sea desvirtuada por algunos independentistas de esta región). Mas, la auténtica historia así lo confirma. En efecto, para cronologías en torno a 2-3 mil años AC se sabe que los grupos étnicos “Mecha El Arbi” (pobladores de regiones al norte de la zona magrebí en la actual Argelia y Marruecos), con características claramente europeas (cráneo dolicocéfalo, piel clara y cabello rubio, llegados a través del corredor de Palestina), son los mismos que, procedentes del continente próximo, arribaron a Canarias en algunas de las distintas oleadas en torno a dichas fechas. Los numerosos cráneos claramente cromagnoides sistematizados por el Museo Canario de Las Palmas denotan segura relación de Gran Canaria con étnica europea desde aquellos momentos. Claro, la posición universitaria (hasta este momento) define la población prehispánica como originaria bereber en mayoría, sin matices claros. Esta postura es irrefutable, pero aquí también percibimos esta presencia e influencia, ya que los beréberes también poblaron el sur de España hasta el Paso de Despeñaperros en Jaén, (sólo hay que situarse en el mirador próximo a Tarifa, Cádiz, y visionar la cercana costa marroquí a través de un estrecho mar de apenas 14 kilómetros), y que por proximidad geográfica queda obligada la interrelación humana, cultural o de otro tipo. Se hace extensivo a otros grupos étnicos africanos que atravesaron aquel paso marítimo en cualquier momento de la prehistoria, protohistoria o historia, como debemos saber.

Sin embargo, durante los inicios del siglo V de nuestra Era, los vándalos (originarios de la Alemania actual) como otro de los pueblos invasores en la provincia romana de Hispania al sur (hoy Andalucía), una vez construida una potente escuadra naval bajo mando de su caudillo Genserico, se trasladan hasta el Norte de África en número superior a 80 mil. Logran dominar a romanos y beréberes desde el actual Marruecos hasta el Sahara ex español y Mauritania, bastante antes del dominio árabe a partir del siglo VII.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario