FIRMAS

Informativos nocturnos: ¿de quiénes son los oyentes? Por Gorka Zumeta

Cada EGM se vuelve a repetir. Hablo de la pugna permanente de los programas informativos nocturnos en la radio generalista. Las cifras bailan mucho y, como todo tiene explicación, hay que tratar de definirla. Ángels Barceló, y su “Hora 25”, continúan líderes, una ola más, como el informativo radiofónico nocturno más escuchado en España. Es todo un clásico. Pero, a pesar de su indiscutible fortaleza, en este último EGM (Primera oleada 2014) este programa ha sufrido una pérdida de oyentes notable en algunos de sus tramos. Concretamente:

HORARIO OYENTES
22:00-23:00 -119.000
23:00-0:00 -175.000

A pesar de las bajas, “Hora 25, de la SER, continúa en una cómoda primera posición en la que suma 1.273.000 oyentes, 92.000 oyentes menos que en la oleada anterior (tercera 2013), una vez hecho el cálculo entre pérdidas y nuevas incorporaciones, en el que no nos vamos a meter, por no complicar mucho el análisis.

'Hora 25 (SER), con Barceló, cara al público.

 

¿Dónde se centra, entonces, la pelea, tradicionalmente, en lo que podríamos calificar como de otro clásico? En el número dos y tres de la clasificación. Dicho, con nombres y apellidos, “La Linterna”, de Cope, dirigida por Juan Pablo Colmenarejo y “La Brújula”, de Onda Cero, al frente de la cual se sitúa mi admirado Carlos Alsina. ¿cómo han quedado en esta oleada sus números? Globalmente, Colmenarejo sigue ganando, aunque en esta encuesta solo ha subido la modesta cifra de mil oyentes (por lo menos no ha perdido), quedándose en 585.000 oyentes. Alsina, que ha sumado 68.000 nuevos oyentes ha llegado a los 530.000, 55.000 oyentes menos que su inmediato competidor. ¿Y qué ha ocurrido en el detalle? Lo vemos:

HORARIO LA LINTERNA LA BRÚJULA
19:00-20:00 1.000
20:00-21:00 -9.000 47.000
21:00-22:00 -12.000 -12.000
22:00-23:00 -38.000 74.000
23:00-0:00 -19.000 5.000

El programa de la Cope ha perdido en todos sus tramos, menos en el primero, de 19:00 a 20:00 horas que es, precisamente, el que ha sumado, de más, para competir con Alsina, e inflar su EGM. Por el contrario, el programa informativo de Onda Cero ha ganado en todos sus tramos, con la excepción del de 21:00 a 22:00 horas en que ha perdido oyentes. Por tanto, Colmenarejo está acusando un descenso de oyentes en algunos de sus tramos. ¿Él o sus compañeros de deportes? Lo vemos más adelante…

¿Qué hay en todo este trasfondo de cifras que bailan entre uno y otro programa, de factura ideológica no tan diferente? La respuesta es clara: el deporte. Los oyentes de la Cope y de Onda Cero de estos tramos no les pertenecen, en exclusiva, a Colmenarejo y a Alsina. Los comparten con Paco González, Manolo Lama y Pepe Domingo Castaño, en el caso de la emisora de los obispos, y con Javier Ares y Javier Ruiz Taboada, en el caso de Onda Cero. La omnipresencia del fútbol, que ya hemos comentado en este mismo blog en otros post, el, a mi entender, abuso de competiciones que se desarrollan entre semana, cuando no se trata, directamente, de adelantos de la liga, hace que los carruseles invadan esta franja horaria y desplacen a los programas informativos que la ocupan habitualmente. De hecho, hay semanas en las que el fútbol copa todos los días de la semana, con la excepción de los viernes. Empacho futbolero.

Colmenarejo entrevistando a la vicepresidenta del Gobierno,
Soraya Saénz de Santamaría.

 

¿Qué han hecho las cadenas de radio para tratar de reorganizar este caos? La SER, por ejemplo, ha dividido sus postes de onda media y frecuencia modulada, e incluso su poste digital a través de su página web y ha duplicado su emisión, ofreciendo por unos de ellos “Hora 25 y por otros el “Carrusel Deportivo”, tratando de quedarse con toda la audiencia, y evitando fugas. Pero, sin pretenderlo, contribuyen a la confusión de los oyentes, cuando no a la frustración de algunos, porque no todos los receptores de radio modernos incluyen la banda de OM dentro de sus posibilidades. No es una solución, a mi entender, clara y operativa. De hecho muchos smartphones ya no incluyen la posibilidad de recepción de radio analógica, con lo que están más limitados aún…

 

J.A. Gabardo

 

¿Qué dice el EGM?

Puestos en contacto con José Andrés Gabardo, el director técnico de la AIMC, mantiene que ellos trabajan con datos y estadísticas, no con programas o contenidos; es decir, no adscriben cifras a comunicadores, sino a tramos horarios. “No decimos –explica Gabardo- que sea la audiencia de los programas, sino la audiencia de las franjas en las que se emiten «oficialmente» los programas. Eso significa, por ejemplo, que en el bloque de noche cuando se emite la retransmisión de un partido o se cambia la programación habitual, nosotros identificamos la cadena y en eso no afecta que sea una retransmisión de futbol o el programa regular. Sea una cosa u otra está incluida en la franja”.

El Estudio General de Medios tiene muchas limitaciones, una de ellas, esencial, el control de los tiempos. “A diferencia de la medición de Kantar para la TV, que al ser diaria puede reflejar los horarios y programas que se emiten en cada ocasión (programaciones especiales y duraciones diferentes de programas por ejemplo), nosotros trabajamos con el promedio de casi dos meses y muchas veces con el promedio de lunes a viernes”, puntualiza el director técnico del EGM. Y me permito añadir: ¡menos mal! Un panel de medición minuto a minuto para la radio sería su muerte…

En las redacciones, indiscutiblemente, la presencia del fútbol les llena de alegría, porque no tienen programa, me refiero a la Cope y a Onda Cero, y también a RNE. Y el hecho de no tener que trabajar, no deja de suponer una alegría para muchos colegas que ven ocupado su tiempo por los compañeros de deportes y su verborreica condición de periodistas futboleros.

Pero en el fondo, esta indefinición, no hace más que contribuir a la confusión de la audiencia y, en mi caso –y en el de todos aquellos a los que el fútbol no nos atrae lo más mínimo (con perdón…)- a refugiarnos en ofertas alternativas como Radio 5 RNE, en radiofórmulas musicales, o en los podcast de cualquier radio online (que cada vez se configuran como una alternativa más sólida).

Y en este camino oscuro, bipolarizado, el EGM tampoco se aclara mucho. Esta encuesta, que se alimenta de recuerdos, registra la audiencia por tramos horarios y cadenas. Si un oyente escuchó “Tiempo de Juego” de la Cope un martes, en la Champion, los oyentes tabulados se adjudican a “La Linterna”. Y ¿quién está mejor situado en línea de meta: Cope u Onda Cero, en cuestión de deportes? La respuesta es muy obvia: la cadena de los obispos, que ha invertido cantidades millonarias en el fichaje de un equipo avalado por su triunfo rotundo en la SER y que, por primera vez en la historia del EGM, ha logrado batir, en esta oleada -los sábados- al hasta ahora imbatible “Carrusel Deportivo”.

Carlos Alsina, al frente de "La Brújula" (Onda Cero).

 

Colmenarejo se beneficia del deporte, pero no solo cuando los compañeros le invaden su tiempo de radio, sino todos los días, con el tirón de Manolo Lama, que en la publicidad figura casi como co-presentador de “La Linterna” y que hábilmente está presente en gran parte del recorrido del programa. Nada es casualidad. Todo está perfectamente estudiado. Sin duda, Colmenarejo ha sido el más beneficiado –junto con la propia Cope– por el fichaje de Paco González y compañía. El deporte en la cadena de los obispos se ha convertido en estratégico, a lo largo de toda su parrilla. Y hacen muy bien. Porque les funciona.

Alsina tiene menos ‘músculo’ deportivo. Y por tanto, menos apoyo en términos de audiencia. El director de “La Brújula”, que hace un gran programa informativo, se situó en otro tiempo por encima de su colega, en varias oleadas de los años 2011 y 2012. Sin embargo, Onda Cero prefirió apostar por la continuidad de su actual equipo de deportes, con Ares a la cabeza de su “Radioestadio”, en lugar de embarcarse en aventuras muy costosas, como la Cope, que parece ahora empieza a amortizar, a efectos de EGM. Y no nos olvidemos de la suma de las emisoras de ABC Punto Radio que la cadena de los obispos empieza a notar; aunque sin la fortaleza ansiada como para batir a la cadena de AtresMedia. No ha sido, al menos hasta ahora, tan determinante.

La guerra del deporte también está presente entre semana y pega
buenos empujones  al resto de la programación.

No estoy quitando mérito a nadie. Ni a Àngels Barceló, ni a Juan Pablo Colmenarejo ni a Carlos Alsina, ni siquiera a Miguel Ángel Domínguez que dirige “24 Horas” en RNE –la cuarta en liza- y se ha beneficiado también en este último EGM (1ª ola 2014) de dos subidas: la general de la radio y la particular de la radio pública (mañana, tarde y noche). Estoy, simplemente, subrayando una realidad a la que no solemos prestar suficiente atención cuando analizamos las cifras globales de los informativos radiofónicos nocturnos que, de alguna manera, están –como mantengo- contaminados por los compañeros de deportes y sus numerosísimas retransmisiones futbolísticas.

Esto de las audiencias, siempre complejo, aunque para mí apasionante, condiciona los resultados de los programas de radio, no tanto por mérito o demérito de sus responsables –que también, como es lógico-, sino por la autopista por la que circulan y la comitiva que les acompaña. Pero hay que saberlo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario