FIRMAS

Vamos a seguir mejorando las cosas. Por Paulino Rivero

La economía canaria ha iniciado el camino de la recuperación. Muchas son las dificultades, nunca las hemos ocultado, jamás hemos mirado hacia otro lado. Desde el primer momento, siempre, hemos mirado de frente a la crisis; y ahora que absolutamente todos los observatorios e informes dicen alto y claro que Canarias es la región que encabeza la recuperación en España, reiteramos que las cosas no están bien.

Mientras el Gobierno del Estado da síntomas de no tener los pies en el suelo –siendo España el país de la OCDE donde más han crecido las desigualdades en los últimos años, el PP presume de que la crisis ha quedado atrás-, nosotros reconocemos que las cosas no están bien. Están mejor que hace uno o dos años, vamos a seguir mejorándolas porque hemos impulsado medidas que están funcionando y jamás diremos que la crisis ha quedado atrás mientras a la recuperación económica no se sume lo que en Canarias hemos dado en llamar la recuperación social –apuntalar los servicios públicos y defenderlos a capa y espada frente a los recortes sociales del Gobierno de España-.

Sabemos que las cosas no están siendo fáciles, que somos uno de los territorios con más desempleo de la UE; y trabajamos duro para mejorar la situación. Ahora bien, no menos relevante es que seamos la región que encabeza la recuperación económica en España o que lejos de destruir empleo estamos creando puestos de trabajo. A pesar de las equivocadas políticas económicas y presupuestarias del Gobierno de España estamos en el buen camino, y no vamos a dar un paso atrás.

Seremos, sí, la comunidad autónoma con mayor crecimiento económico durante este año y el próximo; y no lo dice el Gobierno de Canarias, que también, sino que lo afirma –entre otros- elservicio de estudios del BBVA (PDF), que apunta a un crecimiento del 1,5 por ciento en 2014 y del 2,1 por ciento en 2015, por encima de las previsiones para el conjunto del Estado.

De acuerdo con este análisis, el despegue económico de las Islas se sustenta en el sector turístico, gracias al incremento en la llegada de turistas extranjeros -al final del tercer trimestre habrá llegado al Archipiélago un 50 por ciento más de turistas que en igual periodo de 2010, y seguiremos trabajando en el mercado español para recuperar el millón de turistas perdido-. El informe revela también que otro de los factores que juega a favor de la recuperación de la economía isleña ha sido el esfuerzo fiscal acometido por el Ejecutivoautónomo en los últimos dos años, lo que ha permitido a Canarias cerrar 2013 como la tercera comunidad autónoma con menor nivel de deuda pública sobre el PIB.

Tampoco es el Gobierno canario el que afirma que el empleo crecerá este año un punto, o que el paro podría descender en torno a dos puntos porcentuales, o que el sector de la construcción comenzará a crecer en 2015 gracias a la rehabilitación turística.

La situación está cambiando y, como ya dije en el Debate sobre el Estado de la Nacionalidad, aunque las cosas no están bien, están mejor que en años pasados y a buen seguro mejorarán en los próximos.

El citado informe del BBVA apunta en esta misma dirección y coincide con una de las apreciaciones que realicé en aquel momento: no debemos caer en la autocomplacencia y debemos seguir trabajando en las reformas que tenemos en marcha.

A este respecto, el BBVA identifica algunos de los aspectos en los que hemos de incidir para consolidar esa recuperación económica. Uno de ellos es la necesidad de la rehabilitación turística para ofrecer un producto de mayor calidad, y en este punto es de sobra conocida la labor que viene desarrollando el Gobierno de Canarias para acelerar los proyectos de mejora y modernización turística y garantizar así la competitividad del sector. Ahora mismo, hay 1.825 millones de euros disponibles en créditos –en las diez principales entidades financieras- para acometer proyectos de rehabilitación, un factor decisivo para poder reactivar el sector de la construcción sin consumir más suelo -los proyectos impulsados por el Gobierno incluyen 18 planes de modernización turística que estarán finalizados entre 2014 y 2015, que movilizarán en total más de 3 mil millones de euros-.

El informe del BBVA también aboga por varias reformas a corto plazo, algunas de ellas que incumben directamente a la Administración autonómica y otras que están en la órbita de lo privado. Entre las primeras se encuentra la reducción del endeudamiento público, una asignatura que Canarias ha aprobado con una nota muy alta porque, además de cumplir los parámetros establecidos por el Estado, ha tenido que hacer sus deberes con una muy deficiente financiación autonómica. Otra de las reformas apuntadas por el servicio de estudios de la entidad financiera tiene que ver con la reforma de las administraciones públicas. También en este último aspecto el Gobierno de Canarias está cumpliendo. Los grupos del Parlamento de Canarias ya conocen los borradores de anteproyecto de Ley de Cabildos y Ley del Sector Público Municipal. Estas dos leyes definirán para los próximos años la distribución de competencias entre los tres niveles de la Administración Pública de Canarias bajo el principio de eficiencia y evitando duplicidades en la ejecución de funciones y tareas -una normativa que regulará el funcionamiento de los ayuntamientos y de los Cabildos, definiendo las relaciones interadministrativas y los mecanismos de coordinación entre ellas.

En cuanto a las políticas de empleo, que el BBVA sitúa como un elemento clave para contar con un capital humano formado y productivo, se estima que aproximadamente 120.000 personas, en su mayoría desempleadas, se han beneficiado de las políticas activas de empleo que lleva a cabo el Gobierno de Canarias en 2013, con una inversión de 135 millones de euros.

El recorte estatal de fondos para empleo, que ha venido acompañado en 2014 por ladesaparición del Plan Integral de Empleo (PIEC), ha sido compensado por el incremento de los fondos propios que destina la Comunidad Autónoma. Ha sido el propio Gobierno de Canarias el que ha puesto todo su esfuerzo en mitigar los efectos de los recortes del PP.

Desde el Servicio Canario de Empleo se han impulsado acciones de formación con compromiso de contratación y con los proyectos subvencionados destinados a la creación de empleo directo. En el primer caso, el espíritu de las acciones de formación se basa en adaptar la formación a las necesidades de la empresa -el SCE sufraga la cualificación que necesitan los trabajadores que vayan a prestar servicios en una determinada empresa, a condición de que la empresa contrate a un porcentaje amplio de los alumnos que finalizan con éxito el proceso formativo-. En el segundo caso, dichos proyectos tienen el objetivo primordial de hacer hincapié en la necesaria diversificación del tejido productivo de la comunidad, mediante la subvención de acciones en sectores de actividad que necesiten un revulsivo en la economía canaria incidiendo, además, en el fomento del autoempleo como una vía más de inserción laboral.

A pesar de la escasez de fondos y su tardía distribución por parte del Estado, el Gobierno de Canarias no ha cejado en su empeño de fomentar la empleabilidad de los desempleados, generando las condiciones económicas más favorables para que las iniciativas empresariales germinen y se consoliden. En esta dirección, merecen destacarse los múltiples proyectos que tratan de mejorar los datos sobre desempleo juvenil existentes en la isla, de ahí los esfuerzos del Servicio Canario de Empleo para mejorar la empleabilidad de nuestros jóvenes concentrándose en varias iniciativas como los Proyectos Opportunitas (para favorecer el acceso a ofertas de empleo en el extranjero) y Transforma-t (para la mejora de la cualificación mediante formación y prácticas no laborales en empresas), la programación de formación para personas desempleadas y ocupadas, formación para la obtención de certificados de profesionalidad y para la obtención del graduado en ESO y otras acciones formativas -este último en colaboración con los cabildos insulares-. Aproximadamente, 27.000 alumnos se han beneficiado de unos programas de formación están permitiendo una adecuación de los currículos formativos de las personas hacia actividades relacionadas con los nuevos yacimientos de empleo.

El empleo y la formación están, efectivamente, estrechamente vinculados. Con la vista puesta en el horizonte de los objetivos europeos para Educación y Formación en 2020, las políticas educativas desarrolladas en el Archipiélago han permitido que Canarias haya alcanzado varios hitos, entre los que destacan el mantenimiento de la tasa de abandono escolar temprano del año pasado, cifrada en 28,3, que es la más baja registrada en las Islas desde que se realiza esta medición, o situarse en puestos de cabeza estatal en el porcentaje de estudiantes de Educación Secundaria de primera etapa matriculados en dos o más lenguas extranjeras, o conseguir, con un 85 por ciento, la tasa de escolarización en etapa postsecundaria más alta alcanzada hasta ahora en las Islas o una cifra de alumnado de FP superior a la de Bachillerato.

Son solo algunos ejemplos del trabajo que venimos realizando en el Gobierno de Canarias para consolidar un proceso de reformas estructurales que permitan mejorar la competitividad y productividad de Archipiélago y que apuntalen, además de la confianza, el bienestar social.

El Gobierno viene trabajando en esa línea desde hace años y, como dije en el Debate sobre el Estado de la Nacionalidad, algo estaremos haciendo bien cuando la economía está respondiendo.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario