Canarias Ciencia Medio Ambiente SOCIEDAD

Un futuro para la musaraña canaria

AGENCIAS.-  Dos estudios científicos realizados en la isla de Fuerteventura y coordinados por los biólogos Néstor López y Claudia Schuster han demostrado la viabilidad de la reproducción de la musaraña canaria (Crocidura canariensis) en condiciones de cautividad.

Estos estudios, desarrollados por el Cabildo, en colaboración con la Asociación para el Desarrollo Sostenible y la Conservación de la Biodiversidad, pretendían determinar el estado de las poblaciones de musaraña canaria en la isla, estudiar la posibilidad de su reproducción en cautividad y conocer mejor sus hábitos de comportamiento.

La importancia de esta especie radica en que es el único mamífero terrestre endémico del archipiélago, junto a una variedad de murciélago (Plecotus teneriffae), y el informe elaborado por el equipo científico ya ha sido remitido al Gobierno de Canarias para que sus datos permitan coordinar futuras acciones.

Como resultado de esta investigación, se han identificado nuevos territorios en los que habita esta especie amenazada y definida en la categoría de ‘vulnerable’, y se han localizado las posibles amenazas a tratar para asegurar su conservación.

Gracias a este proyecto, por primera vez se han liberado en su medio natural especímenes de musaraña criados de manera controlada en cautividad. Estas sueltas se hicieron durante 2013 en colaboración con los centros educativos de varias localidades de la isla, de forma que los alumnos conocieran mejor a estos mamíferos.

El trampeo de ejemplares dio como resultado la captura de quince individuos, de los que resultaron cuatro parejas formadas en cautividad. El resultado fueron doce crías nacidas en tres partos, que luego fueron liberadas en sus respectivos hábitat junto a los ejemplares adultos. La cría de la musaraña se llevó a cabo en las instalaciones del Cabildo en la Estación Biológica de La Oliva.

Características

La distribución de la musaraña canaria en Fuerteventura es en zonas pedregosas con humedad, como los fondos de barrancos o los malpaíses. «Su supervivencia es un indicativo de la calidad del ecosistema y del medio ambiente en general», explicó la consejera insular de Medio Ambiente, Natalia Évora.

Es una especie de ambientes semidesérticos de malpaís y lava con poca o ninguna vegetación. También ocupa zonas arenosas con rocas y vegetación, barrancos pedregosos y áreas de cultivos abandonados con paredes de piedras.

Por lo general suelen escarbar pequeñas madrigueras bajo las piedras que rellenan parcialmente con restos secos de vegetación. La altura mínima a la que se las ha encontrado es a 10 metros sobre el nivel del mar.

La musaraña es un mamífero insectívoro que sólo vive en las dos islas orientales, protegido en el ámbito internacional e indicativo de la calidad y conservación del ecosistema.

Se ha observado que come casi cualquier tipo de invertebrados y sus larvas. Asimismo, es capaz de capturar y comer al pequeño lagarto atlántico Gallotia atlantica, que vive en estas islas. Como novedad en este estudio se ha constatado que se alimenta también de carroña.

Sus depredadores naturales son aves rapaces como la lechuza común (Tyto alba), y el cernícalo vulgar (Falco tinnunculus). También es presa de gatos domésticos (Felis catus) que las cazan y ocasionalmente las comen.

El estudio y las capturas se han centrado en zonas conocidas de presencia de la especie (Malpaís de la Arena, Villaverde-La Oliva-Lajares, Vallebrón- El Time, Betancuria-Vega de Río Palmas-Ajuy, Triquivijate-Antigua-ampuyenta, Tiscamanita-Tuineje-Pájara, Malpaís Grande-Malpaís Chico-Tuineje), observándose un éxito considerable de capturas y constatando nuevas localizaciones, como es el caso del Malpaís de Guriamen.

Vulnerable

Esta especie está catalogada como ‘vulnerable’ tanto en el Catálogo Nacional de Especies Amenazadas como en el Catálogo Canario de Especies Protegidas. Asimismo, está incluida en la Lista Roja de la UICN y en la Directiva Hábitats.

En 1989 el Convenio de Berna declaró la musaraña canaria como ‘especie estrictamente protegida’, con posterioridad fue incluida en los Catálogos de Especies Amenazadas Nacional (1990) y Canario (2001), en la categoría de ‘vulnerable’.

Actualmente conserva la categoría de ‘vulnerable’ en el Catálogo Canario de Especies Protegidas (Ley 4/2010, de 4 de junio, del Catálogo Canario de Especies Protegidas y en el Catálogo Español de Especies Amenazadas (R.D. 1339/2011, de 4 de febrero, para el desarrollo del Listado de Especies Silvestres en Régimen de Protección Especial y del Catálogo Español de Especies Amenazadas).

El estudio permite estimar la situación en la que se encuentra la especie con relación a la Red NATURA 2000 y promover las adecuadas medidas de gestión que garanticen su conservación, a medio y largo plazo. También significa una contribución importante al Banco de Datos de Biodiversidad, posibilitando incorporar la información relativa a las diferent

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario