FIRMAS

Una Ingeniería con grandes expectativas de futuro en la ULL: Radioelectrónica Naval. Por Felipe San Luis

Hace unos días alguien dejó en mi buzón un recorte de prensa de fecha viernes 22 de marzo de 1968 donde aparecía a dos columnas la noticia….el próximo lunes y sería un 25 de marzo será inaugurada La Escuela Náutica de Santa Cruz de Teneirfe, hoy en día llamada Escuela Técnica Superior de Náutica, Máquinas y Radioelectrónica Naval de la ULL pero conocida aún como “La Escuela de Náutica”, sede actual de los estudios de Ingeniería Radioelectrónica Naval. Es importante resaltar la transcendencia de la Escuela de cara a fomentar la competitividad internacional que ha de mantener nuestra flota mercante, y es que además los actuales títulos profesionales que se obtienen después de obtener los correspondientes títulos académicos facultan para el ejercicio de la profesión sin limitaciones en cualquier país del mundo (OMI, Organización Marítima Internacional).

A finales de los años 60 según indica el recorte de prensa, “El puerto era lo primero”, era y sigue siendo el motor de la economía isleña y la puerta de entrada y salida de pasaje y mercancías, pero al igual que la palabra “ayer” no lleva “h” y la palabra “hoy” si, ¡hay que ver como cambian las cosas de un día para otro!, las formas de establecer las comunicaciones buque-buque y buque-tierra han ido variando con el desarrollo de la electrónica, la automática y la  informática. Ya no se usa el código Morse en nuestras conversaciones del buque, ni la chicharra, ni el télex, ahora son los sistemas integrados de comunicaciones y de posicionamiento, las cartas de navegación electrónicas, los sistemas de ayuda a la navegación etc., los que se apoderan del control y gobierno del buque incrementando la seguridad de la vida humana en el mar. Los desarrollos de la tecnología de las comunicaciones y las computadoras, así como los sensores han llevado a que cada vez más sea necesaria la presencia de profesionales con un perfil de Ingeniero eléctrico y electrónico, y eso en el ámbito marítimo lo cubre hasta la fecha la figura del Ingeniero Radioelectrónico Naval.

Las tareas de los Oficiales de Radio, primero radiotelegrafistas, en la actualidad, Ingenieros Radioelectrónicos ha ido adaptándose al mismo ritmo que lo hemos hecho en tierra, donde cursábamos antes una llamada telefónica a través de la operadora hasta las actuales facilidades de usar un teléfono móvil 4-G. Los estudios también han ido transformándose  con los diferentes Planes a la vez que se han ido encuadrando en diferentes Ministerios, desde el de Transporte hasta el actual de Educación y Ciencias con carácter de Ingeniería.  Eso si bien las tareas han ido variando en estos últimos 46 años de “Escuela Náutica”, las atribuciones profesionales no han cambiado y son las del Oficial Radioelectrónico de la Marina Mercante, que incluyen el poder garantizar el correcto mantenimiento de una gran variedad de equipos, a través de la certificación por parte de los Ingenieros Radioelectrónicos Navales.

Nautica

Los avances en las nuevas tecnologías,  permiten satisfacer los nuevos requerimientos de competitividad exigidos por los armadores con barcos más rápidos, de menor consumo, mejores maniobras de atraque-desatraque, así como una estiba y desestiba en el menor tiempo posible. Estos avances están recogidos en el último convenio del SCTW. Igualmente la legislación española por orden de la OMI regula que los Ingenieros Radioelectrónicos Navales  desarrollen labores de mantenimiento de los equipos instalados tanto a bordo como en tierra (estaciones de comunicaciones costeras, torres de control de tráfico marítimo etc.). Las nuevas tecnologías han puesto de manifiesto  la necesidad de contar con Oficiales Radioelectrónicos a bordo para acometer tareas, tales como, mantenimiento de equipos electrónicos, gestión y mantenimiento de redes de datos y mantenimiento de las instalaciones eléctricas y electrónicas del buque de forma directa.

La ULL puede ofrecer hoy una titulación técnica de futuro en un sector cada vez más pujante, que permite trabajar el mundo de la electrónica tanto desde tierra como embarcado, teniendo entre nuestros alumnos algunos casos de Ingenieros en el campo de las telecomunicaciones, la electrónica e incluso la informática que desean ampliar su ámbito de trabajo y se titulan como Ingenieros Radioelectrónicos Navales para ejercer y complementar sus competencias también en el mundo marítimo, hasta otros más emprendedores que montan su propia empresa de reparaciones y mantenimiento eléctrico y electrónico naval ambos con mucho éxito. También  aquellos que deciden trabajar para gabinetes de certificaciones, organismos autónomos de control (O.C.A), en los Bureau Veritas, en el cuerpo de Bomberos, en las administraciones públicas,  en el Instituto Astrofísico de Canarias o valla usted a saber donde más, y es que el marino es muy valorado en la industria, dado que el enfrentarse con diferentes problemas técnicos desde el aislamiento que supone un barco en la mar forja indiscutiblemente su capacidad resolutiva.

* Ingeniero Industrial y Profesor de l a Escuela de Náutica de la ULL.

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario