Canarias FUERZAS ARMADAS SOCIEDAD Sucesos

La madre de uno de los militares del helicóptero siniestrado denuncia que Defensa no toma medidas para encontrarles

AGENCIAS.-La madre de uno de los cuatro militares desaparecidos tras el accidente del helicóptero ‘Super Puma’ del Ejército del Aire la semana pasada en aguas de las islas Canarias ha asegurado sentir «angustia» porque, según ha denunciado, «no se están tomando las medidas» para rescatar los cuerpos.

«Nuestro hijo y sus tres compañeros siguen desaparecidos, probablemente atrapados en el helicóptero, y con la angustia de ver cómo no se están tomando las medidas para poder sacarlos y al menos devolvernos a nuestros hijos y esposos, estos profesionales que con su trabajo dan la vida por los demás», ha remarcado Josefina Valiño, madre del capitán Daniel Pena Valiño.

Josefina Valiño hace esta denuncia en una carta que ha sido recogida en una petición en la plataforma ‘online’ Change.org para pedir que se recuperen los restos de los tripulantes del helicóptero desaparecido: el capitán Pena Valiño, los tenientes Carmen Ortega Cortés y Sebastián Ruiz Galván y el mecánico sargento Carlos Caramanzana Álvarez. La iniciativa ya ha recibido el apoyo de más de 31.000 firmas.

«Necesitamos tu apoyo para que el Ministerio de Defensa ponga todos los medios tanto humanos como económicos para la recuperación» de los cuerpos de los militares desaparecidos, explica la petición registrada en Change.org. A continuación, se expone la carta que ha escrito la madre del capitán Pena Valiño.

El accidente del ‘Super Puma’ tuvo lugar cerca de las diez de la noche (hora canaria) del 19 de marzo, cuando el helicóptero se encontraba realizando, a unas 37 millas náuticas al este de Gran Canaria, una misión rutinaria de entrenamiento consistente en efectuar prácticas de evacuación nocturna de personal mediante su izado en grúa desde el buque ‘Meteoro’ de la Armada.

Durante la ejecución de las maniobras se perdieron comunicaciones entre el buque y la aeronave y se iniciaron las labores de búsqueda. En esas primeras horas fue cuando se localizó a uno de los miembros de la tripulación, el mecánico sargento Johnander Ojeda, en buen estado de salud. Según declaraciones posteriores del propio militar, por causas desconocidas la aeronave entró en contacto con el mar, hundiéndose.

Caja negra

Josefina Valiño apunta en su misiva que «cuando un avión desaparece en el mar se busca la caja negra y se rescata; incluso ha habido casos de más de 4.000 metros de profundidad», pero ha denunciado que, en su opinión, el problema es que «no hay dinero» para llevar a cabo las acciones necesarias para rescatar los cuerpos.

«¿Acaso la muerte de un militar va implícita en su sueldo?», se pregunta la madre del capitán, quien también quiere saber «dónde está la prensa», que está «callada» no vuelve a «preguntar qué está pasando». «Todo está en silencio y cuando pasen tres meses se les dará por fallecidos… Una medalla y supere usted la vida como pueda», ha añadido.

Respuesta de Defensa

Por su parte, el Ministerio de Defensa ha asegurado que no se ha dejado de buscar «en ningún momento» a los cuatro militares desaparecidos en el accidente del helicóptero y que para ello se han empleado y emplearán «todos los recursos necesarios». Por este motivo, ya se ha contactado con empresas especializadas en búsqueda y rastreo en el mar a grandes profundidades.

Así ha respondido el departamento que dirige Pedro Morenés a la carta que ha escrito la madre del capitán Daniel Pena Valiño, uno de los cuatro militares desaparecidos, en la que denuncia que «no se están tomando las medidas» para rescatar los cuerpos. La misiva ha sido publicada en la plataforma ‘online’ Change.org, que pide que se recuperen los restos de los tripulantes del helicóptero. La iniciativa ya ha recibido el apoyo de más de 32.700 firmas.

Fuentes del ministerio han indicado a Europa Press que «desde el primer momento» no han cesado las labores de búsqueda de los tripulantes del helicóptero –el capitán Daniel Pena Valiño, los tenientes Carmen Ortega Cortés y Sebastián Ruiz Galván y el mecánico sargento Carlos Caramanzana Álvarez–, que se estrelló en el mar, a unas 37 millas náuticas al este de Gran Canaria, durante una misión rutinaria de entrenamiento por causas que están siendo investigadas.

Según las fuentes consultadas, todos los días tres aeronaves del Ejército del Aire –dos de la base de Gando (Gran Canaria) y otra enviada desde la península específicamente para esta búsqueda– rastrean la zona donde se cree que pueden estar los restos del helicóptero siniestrado.

«No se va a dejar de investigar ni de utilizar todos los recursos necesarios para encontrarles», han subrayado las fuentes, que han añadido que el ministro de Defensa está siguiendo «permanentemente» las labores de búsqueda y ha dado orden de que se exploren todas las posibilidades para el rastreo.

De hecho, el Ejército del Aire ya se ha puesto en contacto con empresas especializadas en búsqueda, rastreo y localización en el mar a grandes profundidades como son las de la zona donde se estrelló el helicóptero, en algunos lugares de hasta 2.000 metros.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario