Casa Real NACIONAL SOCIEDAD

ADIÓS A SUÁREZ. El Rey, emocionado, despide con «gran pena» al ex presidente y le impone la Orden de Carlos III

AGENCIAS.-El Rey don Juan Carlos ha mostrado su «gran pena» tras visitar la capilla ardiente del ex presidente del Congreso Adolfo Suárez en el Congreso de los Diputados. El jefe del Estado ha permanecido una media hora junto a la Reina en la sede parlamentaria, a la que también se ha acercado la infanta Elena para trasmitir su pésame a la familia del ex presidente.

   A su salida del Palacio de la Carrera de San Jerónimo y antes de montarse en su coche, visiblemente emocionado, el Rey sólo ha pronunciado tres palabras a petición de los informadores: «Una gran pena», ha dicho antes de montarse en su vehículo. En los asientos traseros se han sentado Doña Sofía y Doña Elena.

   El presidente del Congreso y el Senado, Jesús Posada y Pío García Escudero, así como el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y su esposa Elvira Rodríguez, han salido al patio del Congreso para despedir a los Reyes y a la infanta.

El Rey ha impuesto este lunes a título póstumo al ex presidente del Gobierno Adolfo Suárez el collar de la Real y Distinguida Orden de Carlos III, la primera y más alta condecoración civil que se otorga en España.

En la capilla ardiente instalada en el Congreso, Don Juan Carlos se ha acercado al féretro para colocar el collar, tras lo cual ha rendido honores inclinando su cabeza ante el ataúd. Después se ha acercado a Adolfo Suárez Illana, hijo mayor del presidente fallecido, para hacerle entrega personalmente de la caja con las insignias de la condecoración y darle un abrazo.

A continuación, Don Juan Carlos y Doña Sofía han procedido a saludar afectuosamente a los miembros de la familia del ex presidente del Gobierno, en presencia de las más altas autoridades del Estado presentes en el Salón de Pasos Perdidos del Congreso.

Los Príncipes de Asturias prevén visitar la capilla ardiente que acoge el féretro del ex presidente Adolfo Suárez en torno a las 15.00 horas, ha informado el Palacio de la Zarzuela.

Por su parte, Don Felipe y Doña Letizia asisten este lunes en Bilbao al funeral por el alcalde de la ciudad Iñaki Azkuna. Por eso no acudieron esta mañana junto a los Reyes y la Infanta Elena al Congreso de los Diputados, donde está instalada la capilla ardiente.

Cuando regresen a Madrid, se desplazarán a la Cámara Baja para dar su último adiós a Suárez.

Un crucifijo, la bandera de España y las coronas de flores de parte de los Reyes, los Príncipes y el matrimonio Rajoy presiden este lunes lunes la capilla ardiente instalada en el Congreso para despedir al primer presidente del Gobierno de la Transición, Adolfo Suárez González, fallecido este domingo.

En el Salón de Pasos Perdidos del Palacio de la Carrera de San Jerónimo, el féretro permanece cubierto con la bandera de España y custodiado por un retén de honores de las Fuerzas Armadas.

Detrás, un gran crucifijo y la Bandera de España. A un lado, las coronas de parte de los Reyes y de los Príncipes de Asturias. Al otro, la enviada por el presidente Mariano Rajoy y su esposa Elvira Fernández, y la del presidente del Congreso de los Diputados, Jesús Posada.

Después han ido han ido llegando al Congreso coronas de flores de distintas instituciones, incluyendo una del Real Madrid con claveles blancos.

El Consejo de Ministros se ha reunido este lunes de manera extraordinaria en el Congreso de los Diputados para aprobar la concesión de este galardón a Suárez. A esa reunión, que se ha producido antes de la llegada del féretro con los restos mortales, han asistido todos los miembros del gabinete salvo José Manuel García Margallo (Exteriores) y Miguel Arias Cañete (Agricultura).

Capilla ardiente

 Cientos de personas guardan una larga cola en los alrededores del Congreso para visitar la capilla ardiente con los restos mortales del expresidente del Gobierno Adolfo Suárez, que ha quedado abierta a mediodía de este martes y podrá visitarse ininterrumpidamente durante toda la noche.

   Los primeros ciudadanos que han entrado en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo llevaban haciendo cola desde las cinco y media de la madrugada. Público de todas las edades ha querido acercarse al Congreso a rendir tributo al primer presidente de la Transición y muchos de los más mayores se santiguan ante el féretro del ex presidente, que está cubierto con la bandera de España.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario