FIRMAS

Lealtad, apoyo y compromiso con Canarias. Por Paulino Rivero

En línea con mi reciente conversación con el Rey, días atrás trasladé a los Príncipes de Asturias la necesidad de que desde las instituciones del Estado se actúe con lealtad y compromiso con Canarias. Un compromiso recíproco. Una lealtad mutua.

Compromiso, responsabilidad y lealtad de ida y vuelta que deben hacerse aún más patentes en esta coyuntura de dificultades económicas que afecta, de forma singular, a este territorio, el más alejado del continente.

Canarias demanda el mismo compromiso y apoyo que ofrece al Estado para superar sus dificultades -dificultades que afectan a todos, pero especialmente al Archipiélago-. Canarias precisa de un respaldo sin fisuras que nos ayude a intensificar nuestras políticas de diversificación económica hacia sectores como la economía del conocimiento o el aprovechamiento de nuestra biodiversidad.

Necesitamos seguir consolidando nuestra posición -como socio privilegiado-respecto a los países del África Occidental, un papel que sin duda contribuirá a acelerar nuestra recuperación.

Desde las Islas pedimos que se reconozca el enorme esfuerzo que nuestra sociedad está haciendo –especialmente en los últimos años- para dejar atrás la crisis y dar pasos firmes hacia una mayor generación de empleo apoyándonos en un modelo económico sostenible, inteligente e integrador.

Mis recientes reuniones con Mariano Rajoy y el Rey han abierto un tiempo nuevo. Ahora que el Gobierno del PP ha atendido nuestra invitación al diálogo y al trabajo en común, ahora que se ha escuchado a Canarias en La Moncloa y en La Zarzuela, debemos trasladar esa necesidad de apoyo y compromiso para dar respuesta a asuntos que afectan sensiblemente al bienestar de los canarios.

Comentaba en las cartas remitidas a las dos máximas autoridades del Estado que no era la primera vez que tendía la mano al Gobierno de España para hablar de asuntos trascendentales para Canarias, pero también para el Estado.

Siempre he estado dispuesto a buscar acuerdos y consensos. La puerta ha estado, está y estará siempre abierta al PSOE, al PP y a cualquier otra fuerza política para trabajar y colaborar con el Gobierno que presido en aquellos asuntos que son prioritarios para las Islas, para afianzar el bienestar de los canarios.

Nos hemos marcado como prioridad la generación de empleo, y para ello hemos trazado unas líneas estratégicas que pasan por un modelo capaz y realista. Los últimos datos de paro registrado y de la Encuesta de Población Activa invitan a la esperanza, a multiplicar esfuerzos para que la tendencia y los datos de Canarias continúen siendo mejores que los del resto del Estado; es por tanto indispensable afianzar esa apuesta, y para ello se requiere la colaboración decidida y leal del Estado.

En esa estrategia juegan un papel fundamental el desarrollo de las energías limpias en Canarias, que cuentan con un escenario –sol, mar o viento- inmejorable para su instalación, aprovechamiento y uso.

Del mismo modo, el conocimiento y las nuevas tecnologías conforman otras de las piedras angulares de un proyecto interconectado con las miras puestas en la diversificación y en la internacionalización de nuestra economía, una economía plenamente integrada en nuestra área geográfica, pero también protagonista, gracias a su inmejorable situación geoestratégica, de esa economía globalizada y de las relaciones entre Europa, África y América.

Pero si hay una clave esencial en todo este proyecto, ésa es el turismo. Un turismo de nuevo rostro. Un turismo también sostenible, inteligente e integrador. Un turismo también diversificado. Un turismo que apuesta por la modernización, la rehabilitación y la excelencia que garanticen la competitividad en un mercado cada vez más amplio, pero cada vez más complejo y difícil. Un turismo como motor de la recuperación, capaz no solo de generar empleo directo e indirecto en los servicios vinculados, sino incluso en sectores tan necesitados como la construcción –eso sí, sin consumir más suelo-.

Canarias está definiendo su futuro. El modelo por el que apostamos comienza a dar sus frutos, y las expectativas son igualmente esperanzadoras a tenor de los informes de los principales analistas locales e internacionales. Canarias exige lealtad, compromiso y responsabilidad en la misma medida que lo practica con el Estado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario