FIRMAS

El Bar de Pepe. El Tendero y Kunta Kinte. Por Joaquín Hernández

Desde que ganó el P.P. por mayoría nunca había visto a Pepe tan sumamente cabreado. No es para menos sobre todo cuando quieren que seas cómplice de la manipulación del trabajador para convertir su trabajo en esclavitud forzosa y voluntaria.

El tendero del barrio, persona muy activa y “solidaria” con  los y las desempleadas del barrio, ha preparado un cartelito para ir colocándolo en la peluquería de señoras, en el bar de Pepe y el kiosco de la plaza, el súper y la tienda de chuches y periódicos de la esquina, solicitando empleada para su tienda de tejidos y confecciones. Fernando, que así llaman a este cabestro, encomendándose a las reformas laborales de San Mariano solicita personal con las siguientes condiciones de contratación:

“Busco dependienta para tienda de ropa juvenil y de señora, para corre turnos, cubrir puentes y festivos, bajas de enfermedad e incluso algún mes entero. La oferta será de 2 meses de prueba (no remunerados) con horario de lunes a sábados de 10 a 14 y de 17 a 20:30. Después de los dos meses de prueba (no remunerados) y si logra el nivel de ventas deseado se le pagaría por día trabajado cada vez que le llamemos para que venga a nuestra tienda”

Pepe, una vez leído el panfleto, lo ha tirado a la basura negándose a colocarlo en el espejo de la barra donde anuncia toda clase de ofertas y demandas de trabajo.

La situación es cada vez más caótica y angustiosa. Las mentiras del Gobierno de Rajoy no se sostienen y eso de ver la “salida del túnel” no deja de ser otra patraña de un mentiroso convulsivo al que nadie, incluido los de su partido, creen. Hoy, nos encontramos con la noticia que informa del cierre de cerca de 13 mil empresas más en el ejercicio del pasado año, superando en un 37% las que quebraron en el 2012. ¿Dónde están los desempleados de esas empresas que han quebrado y cerrado sus puertas? ¿Cómo es posible que a mayor destrucción de tejido productivo disminuya el desempleo?

La “golfería empresarial” está llegando a tal limite que algunos de estos engendros, energúmenos machistas, impotentes, cobardes y obsesos sexuales anuncian ofertas de trabajos donde se requiere “mujer de 30 años, bien parecida” y especifican que el trabajo lleva implícito mantener sexo durante una, dos o tres veces a la semana con el jefe o dueño de la empresa. No se entiende como la Inspección de Trabajo, la policía o el fiscal no actúan de oficio y conducen hasta el juez a tamaño cabrón y tratante de mujeres para su propio beneficio que, aun con el consentimiento de la trabajadora, no deja de ser una forma de esclavitud en el siglo XXI. Y ríanse ustedes de las llamadas trabajadoras sexuales, esto sí que es explotación sexual pura y dura, mucho peor cuando es el contratador el que se convierte en macarra y chulo de unas mujeres que ejercen como putas pero que su cuerpo se vende sin precio y por un trabajo, además, en precario.

El salario del miedo unido a la frase “si no entiendes la situación por la que atravesamos los empresarios con  esta puta crisis, es para echarte a la calle”, atemoriza tanto al empleado que es capaz de los mayores sacrificios por la “recompensa de trabajar” en la condiciones que pretenda la patronal. Se compra libertad y se vende dignidad ante la indiferencia de Sindicatos sometidos al poder, vendidos y corruptos que solo piensan en salvar el pellejo sea  como sea y a costa de quien sea. La vuelta a los tiempos del esclavo Kunta Kinte está servida, sólo nos falta remar en las Galeras, pero con esta dictacracia todo llegará.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario