Cultura Espectáculos SANTA CRUZ SOCIEDAD Televisión

La Autoridad Portuaria prevé ampliar la capacidad del recinto para la próxima edición del Concierto de Navidad

Elblogoferoz.-Unos 60 millones de televidentes de todo el mundo tuvieron acceso el pasado 26 de diciembre a la vigésima Edición del Concierto de Navidad de Puertos de Tenerife a través del Canal Internacional de Televisión Española, el de habla hispana de mayor audiencia del mundo.

Mediante dicha retransmisión, Canarias volvió a llegar a los más remotos rincones de los cinco continentes, lo que sin duda se traduce en una insigne promoción internacional de nuestra tierra mediante la que se hace gala de actos culturales de la envergadura del vivido el pasado día de Navidad y de un inmejorable clima en pleno mes de diciembre.

Centrándonos en la retransmisión en directo para Canarias, el encuentro musical registró una media de 16 mil telespectadores, alcanzando un pico de 47 mil en el momento de la interpretación del popular villancico “Siete sobre el mismo mar”. En su emisión en diferido por La2 para todo el país el espectáculo tuvo un seguimiento medio de cuarenta mil personas.

A dicha emisión se unen también los radioyentes de Radio Nacional de España y Radio5, además de los internautas que siguieron esta vigésima edición del Concierto por las páginas web al efecto.

Asimismo, el Concierto de Navidad supuso un disfrute en vivo para las más de veinte mil personas que lo “vivieron” en el puerto de Santa Cruz de Tenerife, abarrotando el recinto instalado al efecto, lo que ha llevado a la autoridad portuaria provincial a plantearse la ampliación del mismo para que, ya en 2014, pueda acoger hasta treinta mil personas.

Y es que Michel Camilo, flamante ganador del Grammy Latino al mejor álbum de jazz de 2013 por What’s up?, la OST y su director, Michal Nesterowicz, consiguieron poner en pie a un público completamente entregado a la celebración que vibró con la interpretación de piezas tan conocidas como In Love, del propio M.Camilo, La Comparsa, de Ernesto Lecuona y Symphonic Dances from West Side Story, de L. Bernstein.

 

 

 

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario