FIRMAS Salvador García

Limpieza pública: solución complicada. Por Salvador García Llanos

No se advierte sencilla la solución a la situación planteada en la empresa Sufi Tarajal, concesionaria del servicio de limpieza viaria y recogida de basuras en el Puerto de la Cruz. Aquella convocatoria de huelga de hace unas semanas se salvó in extremis. Volvieron las partes a negociar pero las impresiones que se van conociendo no son muy optimistas que digamos, tal es así que se habla de un paro indefinido a partir del próximo 3 de enero, es decir, después de haber tenido las fiestas en paz, nunca mejor dicho.

La empresa plantea un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), en la práctica el despido de treinta y ocho de sus ochenta y cuatro empleados. O sea, que lo de mantener los puestos de trabajo se adivina complicado. Sus cálculos habrán hecho los responsables de Sufi Tarajal pero como que falta transparencia a la hora de poner sobre la mesa todas las cifras, los balances y todas las opciones para entender el por qué de las medidas que se quiere adoptar y, sobre todo, la propia viabilidad futura de la empresa. La modificación impuesta por el Ayuntamiento en las condiciones contratadas tras la adjudicación, sobre todo en el importe del canon, ha significado un auténtico impacto y la consiguiente repercusión en la prestación del servicio. De ahí que, independientemente de otras interioridades, sin que esto signifique justificar su actitud, a la empresa le resulte complicado mantener los niveles de rendimiento con los que ha venido timoneando hasta la fecha.
Seguro que más de uno se está acordando del proceso de negociaciones que antecedió al concurso convocado por el Ayuntamiento hace unos años. Hubo aspectos confusos, poco claros, aunque desconocemos si flecos o indeterminaciones de entonces han abonado el terreno de la situación actual. Lo que sí afirmamos es que no se ha hecho el seguimiento previsto en el propio pliego de condiciones, mediante los mecanismos adecuados. De haber funcionado, es probable que hubieran detectado los desvíos, los riesgos, la misma calidad de las prestaciones y hasta la necesidad de haber tomado medidas correctoras.
Esa carencia, precisamente, es una de las causas del fracaso de la política de concesiones o privatizaciones que históricamente han emprendido los gobiernos del actual alcalde. Política que no solo no ha solucionado sino que ha contribuido a la pérdida y desvalorización de activos propios, amén del insatisfactorio rendimiento.
Pero bueno, volviendo al servicio de limpieza viaria y recogida domiciliaria de basuras, recordemos que el Ayuntamiento dispone de un informe sobre el régimen retributivo del personal de la empresa Sufi Tarajal que es una de las causas de la discordia. La representación sindical de los trabajadores está en desacuerdo con los niveles de reducción de masa salarial propuestos, un 40% para conductores, operarios y peones de limpieza; y un 14% para la dirección y administración, esto es, gerente y administrativos. Es lógico que para la parte social, negociar con dos únicas opciones, o empobrecerse o despidos, sea una vía muy condicionante y de difícil aceptación. No quieren que el impacto anteriormente aludido lo sufran en exclusiva los empleados.
Así las cosas, no será fácil alcanzar una solución. Al Ayuntamiento no le queda más remedio que interceder pues el sombrío panorama puede ennegrecerse del todo en vísperas de la festividad de la Epifanía, una de las semanas de mayor actividad comercial y tramo final de las vacaciones invernales. Las imágenes de conflictos similares en otras ciudades y las complicaciones subsiguientes en materia de salubridad, por ejemplo, han sido de muy negativa repercusión. Los vecinos y las empresas, por cierto, desconfiados andan si lo que está ocurriendo genera un incremento de las tasas correspondientes.
El concejal-delegado, Lope Afonso, ya ha dicho que nones pero a ver si la única salida va a resultar el rescate de la concesión y la gestión directa…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario

Comentarios recientes