FIRMAS

El desarrollo de la radio digital terrestre en España (II). Por Gorka Zumeta

“La Comisión Europea utiliza  un argumento falaz para no aplicar el apagón analógico en radio”

Javier Sánchez, Presidente del Programa Estratégico sobre Plataformas de Radio Digital de la UER
Javier Sánchez es Responsable de Planificación Técnica de RNE
Continúa

La Comisión: apagón en TV sí, pero en radio…

-Se habla, en la Recomendación de la UER, de que el apagón analógico aceleraría la implantación de la DAB, uno de los puntos, sin duda, más polémicos, por innecesarios e injustos, si me permites, de todos los recogidos por la UER. En todo caso, y como su propio nombre indica, se trata de una Recomendación, y no de una norma política aprobada por la UE ¿no?
-¡Desde luego! Siempre hemos tenido muy claro nuestro ámbito de actuación y desde el principio quedó perfectamente claro que se trataba de una Recomendación técnica de muy alto nivel y no de una decisión política, cuya adopción le correspondía a una Unión Europea que, basándose en el principio de subsidiariedad recogido en el Artículo 5 del Tratado de la Unión, no realiza ninguna acción en el campo de la radio digital al considerar que los Estados Miembros pueden alcanzar por ellos mismos sus objetivos en esta materia. O dicho en otras palabras: la Comisión no ha fijado, hasta el momento, una fecha de apagado analógico europeo en la radiodifusión sonora amparándose en un pretexto que se ha revelado falaz.
-¿Falaz? ¿Por qué?
-Pues mira, basta con observar que, para el caso de la televisión terrestre, la Comisión hizo justamente lo contrario y se decantó por una transición rápida. Así, en 2005 estableció que para 2012 los Estados Miembros deberían abandonar las emisiones analógicas. Y aunque hubo cierta inquietud inicial, lo cierto es que en 2005 se dio el pistoletazo de salida y el resultado está a la vista, con un mercado europeo de TDT totalmente desarrollado. Es más, cabe recordar que España fue capaz de desplegar una red nacional con una cobertura superior al 98% y de apagar emisiones analógicas con dos años de antelación al plazo previsto por Bruselas.
Radio en streaming en un receptor portátil

Falta de voluntad política

-Entonces, perdóname, y una vez más, por mucho que se haya recomendado, al no tener el carácter de imposición desde la UE, mucho me temo que se va a quedar en buenas intenciones. En todo caso, hay una cosa clara, y es que Europa, a través al menos de la UER, al fin, apuesta por la DAB+ para crecer en radio digital. Habría que consignar la excepción de Gran Bretaña, en cuyo mercado sí ha triunfado la radio digital terrestre, pero en su estándar anterior, de DAB…
Sí, pero la estrategia de Gran Bretaña ha sido diferente. De momento, ha conseguido consolidar una red de DAB que ya es equivalente en cobertura a la de FM. Eso es lo verdaderamente difícil y lo que les puede permitir afrontar un apagado analógico con sensatez y garantías. Si además cuentan con una audiencia que ya conoce las ventajas de la radio digital y con la existencia de una amplia oferta de dispositivos en su mercado que decodifican DAB+ a precios más que razonables, la migración a DAB+ será un proceso natural y, por descontado, tremendamente más sencillo que la implantación del DAB. De hecho, el regulador inglés ya ha realizado pruebas en DAB+ y se espera un anuncio sobre el futuro de la FM y el DAB en el transcurso de este año.
-Pero la velocidad a la que va la tecnología, Javier, resulta inasumible por las empresas de comunicación, cuyos planes de negocio no se manejan en estos plazos tan cortos.
-El ejemplo de Gran Bretaña puede orientarnos en esta respuesta. Tienes razón, pero el hecho de que se mantenga el DAB en Gran Bretaña pone de manifiesto la importancia que tiene elegir un estándar que ofrezca garantías de estabilidad temporal para evitar, en la medida de lo posible, lo que tú comentas: que el continuo desarrollo tecnológico cree un escenario inestable y tienda a la obsolescencia y que en definitiva, arruine todos esos planes de negocio.
Twitter en un receptor híbrido

La elección de la tecnología condiciona el modelo de negocio

-Y hay más: la tecnología condiciona la manera de desarrollar el negocio, y de establecer los mecanismos de producción de contenidos. No es lo mismo la radio en FM, que la radio en DAB+.
-Obviamente, la elección de un estándar de radio digital también exige al radiodifusor anticiparse y adaptarse a una oferta diferenciada de contenidos con unas nuevas rentabilidades económicas o sociales. Pero, sobre todo, le exige adaptar sus procesos de producción, adecuándolos de forma eficiente a las nuevas funcionalidades, servicios y productos radiofónicos complementarios que se pueden ofrecer. De lo contrario, la emisión quedará reducida a un simulcast que, en ningún país de nuestro entorno, ha contribuido al despliegue de la radio digital.
-¿Y en España, cómo estamos?
-Me encantaría poder decir otra cosa, créeme, pero la realidad es que estamos bastante mal. La radio digital se encuentra en una situación protagonizada por la indefinición y el abandono, dando la espalda a los compromisos adquiridos y sin mirar al contexto europeo. Se emite en DAB con un 20% de cobertura nacional (zonas metropolitanas de Madrid y  Barcelona), pero no se ha migrado a DAB+ como estaba previsto. Ni tan siquiera se han realizado todavía pruebas en DAB+.

La radio pública, motor último de la digitalización en España

-Pero cómo van a invertir los radiodifusores privados grandes sumas casi a fondo perdido, como ha ocurrido hasta ahora. Ya han hecho sus esfuerzos (como la SER, por ejemplo en DAB). Solo la radio pública puede ejercer de incentivador de cambios de paradigma, creo yo.
-Así es, al final es perfectamente constatable que los radiodifusores públicos son los “motores” dinamizadores del cambio tecnológico en todos los países de Europa Occidental y que RNE ha encarnado en España este papel en el pasado. Sin pretender ser exhaustivos ni retrotraernos a los orígenes de la radio digital, caben citar como ejemplos el inicio de emisiones en DRM, la propuesta de cambio de DAB por DAB+ en el Foro de la Radio Digital o la iniciativa frente al sector y la Administración en la confección del mencionado Plan de digitalización del servicio de radiodifusión sonora terrestre. Lo que no tiene sentido alguno, y eso lo entiende cualquiera, es que se haya desplegado un servicio -en mayor o menor grado- sin ningún tipo de promoción hacia el consumidor final y sin objetivos sensatos. Realmente es eso lo que genera una inversión “a fondo perdido” que, además, comporta un gasto anual sin retorno alguno.
Emisiones de Journaline (teletexto) de la Deutchlandradio,
en DAB, en un receptor instalado en un BMV (Alemania)
-Pues RNE tampoco está para muchas alegrías ni aventuras tecnológicas.
-Coincido parcialmente, pues RNE parece haber abandonado ese papel por el momento. Y aunque la radiodifusión sonora digital concierne a diferentes entidades y sectores (gobierno, administraciones, industria, radiodifusores, operadores de telecomunicación, fabricantes de vehículos, etc.), se corre el riesgo de comprobar que sin ese “motor” que asuma la iniciativa, será difícil encontrar puntos de encuentro (sectoriales, intersectoriales y oficiales) para aunar voluntades y sacar a la radiodifusión sonora digital de su situación de estancamiento. En cualquier caso, es cierto que ni RNE ni el sector radiofónico español están para muchas alegrías y que, evidentemente, no es momento de ponerse a pensar en cuantiosas inversiones a corto plazo. Pero también es cierto que antes de lanzar inversiones, hay un ejercicio previo en el que todos los agentes tendremos que sentarnos para fijar una hoja de ruta realista a medio plazo. Y, en mi opinión, para este ejercicio no hay excusa, máxime cuando se están produciendo movimientos en países de nuestro entorno y cuando la supervivencia de la radio tal y como la conocemos pudiera no estar asegurada a futuro si no evoluciona.

El caso alemán

Dos años después de haber efectuado una apuesta decidida por la radio digital, las cifras de Alemania son incontestables:
-La cobertura nacional de radio digital, teniendo en cuenta todas las emisiones, supera ya el 90% de la población
1,8 millones de hogares utilizan DAB o DAB+ y disponen de, al menos, un dispositivo
-El parque de receptores ya supera los 2,7 millones de unidades, estando el 25% instalado en vehículos. A finales de 2013, se espera que llegue a los 3 millones.
El porcentaje de receptores DAB+ fue del 6,6% sobre el total de receptores vendidos en junio y la cifra está en alza
Hay ciudades en las que ya se pueden escuchar cerca de 40 programas distintos. Por ejemplo, en Berlín hay 39 programas en DAB/DAB+. Para finales de 2013, habrá más de 120 programas de DAB/DAB+ en emisión (suma de nacionales, locales y regionales).
-Se espera penetración significativa para finales de 2014 e incluso están pensando en obligar a partir de 2016 a que todos aquellos dispositivos que incorporen receptor de radio sean capaces de decodificar DAB/DAB+
Cabe destacar que la modulación en amplitud (Onda Corta, Onda Larga y Onda Media) se está abandonando para concentrar los gastos de inversión en DAB+ y que, en concreto, la Onda Media se percibe como un anacronismo complejo de elevados costes de explotación con una audiencia tan a la baja que no justifica su continuidad.
 Continúa…

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario