FIRMAS

Hembristas contra la igualdad. Por Guadalupe De la Fuente

Algunos ven ya la luz al final del túnel de la crisis económica. Eso es exactamente lo que los abuelos esperamos: ver la luz al final del túnel en la crisis de las separaciones de familia.

Nuestra asociación viene trabajando y luchando desde hace años para que los hijos de padres separados puedan disfrutar en igualdad de sus dos familias, la paterna y la materna. No deja de sorprendernos los rancios lobbys que desde hace décadas dicen defender la igualdad pero cuando hay un proyecto de Ley para conseguir que los niños puedan relacionarse y criarse en igualdad, se oponen a esta igualdad.

Esta progresía que defiende que los niños son los suficientemente maduros a partir de los 13 años para tener relaciones sexuales con un adulto y en cambio se oponen a que puedan decidir con que progenitor quieren vivir. Quizás porque la mayoría de los niños siempre dirán con los dos, su madre y su padre. Por el contrario, a estos grupúsculos les parece mal que se suba la edad a los 16 años.

Estos grupos hembristas tienen un negocio muy lucrativo en torno a los divorcios y separaciones. Asociaciones de mujeres juristas y Asociaciones de mujeres separadas que dicen dedicarse a la protección de la mujer maltratada, aunque alguna de sus dirigentes hayan sido denunciadas por las trabajadoras y las víctimas a las que dicen proteger. Incluso tienen entre sus gurús a condenados por pederastia. Su negocio está financiado a base de  subvenciones de Ministerios, Comunidades Autónomas, Ayuntamientos, etc. Lejos de lograr su pretendido fin, reducir y eliminar los asesinatos de mujeres, no han logrado sino el efecto contrario gracias a sus aberrantes propuestas.

La hipocresía mediática, controlada por sus comisarios políticos, los llamados censores en tiempos de la dictadura, donde no paran de hacer sangre ante la violencia sobre las mujeres, y no le dan ningún valor a la muerte de niños, hombres y ancianos dentro del ámbito familiar.

Por su parte, la judicatura se arrodilla ante lobbys de presión, tratando a los niños como pura mercancía sin atender sus necesidades. Estamos ante una trata de niños, en donde lo único que se busca es quien se queda con el botín y no el bien del menor.

La casta política busca más salir en la foto, mostrándose más feminista que el adversario político, que en favorecer a los ciudadanos, genuflexos ante la presión ejercida por estos personajes.

Nuestro colectivo sólo está interesado en el bienestar de nuestros familiares. Somos ajenos a intereses económicos por lo que no cejaremos en nuestra lucha por conseguir el bienestar de nietos, padres y abuelos.

*Presidenta de la asociación de abuelos separados de sus nietos.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario