FIRMAS

Cómo deshacernos de esta mierda. Por Joaquín Hernández

Cuando uno, yo, ve y oye a una diputada del Partido Popular justificar el aforamiento de los políticos frente a la justicia alegando que «los políticos somos un bien público y por esa razón estamos aforados, si no fuera de esa forma nos podrían denunciar por cualquier bobada y estaríamos diariamente en los juzgados».

Dice sin que se le caiga la cara de vergüenza algo así como que los «políticos son un bien de utilidad pública» ¡¡manda cojones!! (Visto en tv Intereconomía, programa Dando Caña, miércoles 25.09.2013, debate sobre el aforamiento de la «casta política»)

De vergüenza propia y ajena. Así es como piensan esa pandilla de iluminados, ayatolas y padres de la patria que viven de maravilla a costa del pueblo que dicen representan como un «bien de utilidad pública». Pena no echarlos a todos con una escoba a la puta calle y allí ponerlos a barrer para que de una vez por todas sean útiles al pueblo. ¿Y ahora a esperar otros dos años más para que vuelvan más de lo mismo? Y dará lo mismo sin son de izquierda, derecha o centro, todos van a bailar al son de la Yenka, aquel baile de los 60 “p´alante p´atrás un, dos, tres” y en poco tiempo se convertirán en los nuevos Reyes del Mambo y un “bien público”.

Debería ser mucho más fácil, basta con abstenerse el 90% del electorado y los echamos a todos a la puta Rué…claro que eso daría lugar a unas nuevas elecciones pero antes a una reforma de la Constitución reformando la ley electoral con listas abiertas donde el más votado de las listas sería el encargado de formar gobierno, se elimine la ley de proporciones la «famosa» ley D´hondt, la Monarquía por una Republica también elegida por referéndum y el Presidente elegido por plebiscito popular. La separación de la Justicia del famoso trípode de Montesquiu. La Ley y sus leyes, su aplicación y utilidad para el pueblo la deben dar los propios juristas conjuntamente con Asociaciones ciudadanas y plataformas especialmente diseñadas para aconsejar o criticar e incluso dejar sin efecto aquellas leyes injustas y faltas de criterio social, dentro de esta importante separación de poderes modificar la ley de instituciones penitenciarias, donde el recluso tenga verdaderas oportunidades de reinserción y la aplicación de la cadena perpetua para los delitos de asesinato de menores, pederastia con muerte, violaciones con asesinatos, terrorismo, etc.

El trabajo se considera, al igual que la salud y la educación  íntimamente ligado al ser humano, a la persona, y al pueblo, los poderes públicos tienen la obligación de lograr esos derechos fundamentales… etc. etc.etc. (Utopía, pero soñar con un mundo mejor es bonito).

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario