Sin categorizar

La Candelaria efectúa la primera reconstrucción mamaria por microcirugía en Tenerife

Elblogoferoz.- Cirujanos de la sección de Cirugía Plástica del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria (Huncs), adscrito a la consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, han efectuado con éxito por primera vez en Tenerife una reconstrucción de mama con tejido procedente de la misma paciente, mediante microcirugía.

La técnica empleada en esta intervención quirúrgica consiste en la extracción de un colgajo abdominal compuesto por material graso y piel, que se transfiere al pecho de la paciente y se conecta con las venas y las arterias mamarias internas para reparar la mama afectada por un cáncer.

En palabras del Dr. Christian Casale, cirujano plástico del Hospital Universitario Ntra. Sra. de Candelaria que llevó a cabo la intervención junto a los Dres. Benjamín González y Alejandro Tébar, “la reconstrucción mamaria con colgajo DIEP es una técnica que se empleó por primera vez en España importada de los EE UU hace alrededor de diez años y, desde entonces, se ha ido implantando poco a poco en aquellos hospitales que cuentan con un equipo de cirujanos plásticos debidamente formados en microcirugía vascular para la reconstrucción”.

En este sentido, el Dr. José Juan Sánchez Peraza, jefe del área de Cirugía Plástica del Hospital Universitario de La Candelaria, reconoce que la puesta en marcha de esta técnica microquirúrgica en Tenerife supone un gran logro para la Isla y equipara la cartera de servicios del HUNSC a la de otros hospitales de primer orden del territorio nacional.

Ventajas y requisitos del DIEP

El uso de un colgajo libre de estas características presenta como principales ventajas como la durabilidad del resultado puesto que al tratarse de tejido vivo no requiere recambio; la reducción de dolor en el postoperatorio, ya que no se toca al músculo como en otras técnicas; y además, evita sesiones quirúrgicos y  ahorra tiempo de recuperación de la paciente dado que con esta técnica se posibilita la realización de la mastectomía y la reconstrucción plástica definitiva de la mama en una única intervención.

Asimismo, el resultado estético del pecho reconstruido presenta una mejor forma, consistencia y simetría, y acompañará a la paciente en sus cambios fisiológicos naturales, es decir, si la paciente experimenta variaciones de peso o cambios en el pecho sano por el transcurso del tiempo, el pecho reconstruido responderá de igual manera a dichos cambios.

Se trata de un método de reconstrucción avanzado y de gran complejidad técnica que brinda óptimos resultados y pocos riesgos para las pacientes pero cabe aclarar que no todas las pacientes afectadas por cáncer de mama son candidatas idóneas para someterse a esta intervención.

Entre los criterios que la paciente debe cumplir se encuentran disponer de suficiente grasa abdominal y piel para poder efectuar el transplante al pecho, no ser fumadora, no padecer obesidad y no haber sido sometida a cirugías abdominales que pudieran haber afectado a la correcta vascularización de los tejidos. Aún cumpliendo los requisitos expuestos, deberá aceptar la complejidad de este tipo de técnica y asumir la posibilidad de que se dé el riesgo máximo: el fracaso de la conexión de las venas y arterias y, por tanto, la pérdida del trasplante, en cuyo caso sería necesaria una reintervención para efectuar la reconstrucción empleando otras técnicas.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario