FIRMAS Jesús Pedreira Calamita

Tokio. Por Jesús Pedreira Calamita

En el deporte, como en muchos otros aspectos de la vida, unas veces se pierde y otras se gana. En la elección para sede de los Juegos Olímpicos de 2020, Tokio ha sido la ciudad ganadora y Estambul y Madrid las perdedoras.

Estuve hace unos años en Japón y espero volver a ese país asiático en julio de 2014 con ocasión del Congreso Mundial de Sociología.

Japón tiene muchas virtudes. Entre ellas, la seguridad alimenticia, la seguridad física y la exactitud en los transportes públicos. Por lo que se refiere a la seguridad alimenticia he de decir que durante el viaje que hice a Japón –visité Tokio, Kioto, Hiroshima y el sagrado Monte Fuji- degusté todo tipo de comida japonesa en restaurantes y bares de todo tipo en el país nipón y jamás tuve ningún problema con mi estómago. La seguridad física es otro aspecto importante a tener en cuenta en Japón.

Me alojé en Tokio en un hotel de un barrio no céntrico y jamás tuve la sensación de peligro, ni de agobio, ni de temer por mi seguridad. Antes al contrario, tenía la completa seguridad que no iba a tener el más mínimo problema, sobre todo, al cabo de unos días de estar en el país asiático. En seguida parece como si estuviera “en casa”. Recorres las ciudades niponas, y cuando llevas escasas horas, parece que estás integrado y que eres uno más. Otra gran virtud es la de la exactitud de los transportes públicos. Todos los metros y trenes –en especial, el tren bala, entre Tokio y Kioto- cumplieron con la exactitud de un reloj suizo el horario previamente establecido.

Como dice Ezra F. Vogel en la introducción al clásico libro sobre Japón de la socióloga norteamericana Ruth Benedict “El crisantemo y la espada”, los estereotipos que teníamos de los japoneses han cambiado pasando a la encantadora y gentil geisha, de ésta a la del contemplativo maestro Zen y el diligente hombre de negocios, y, finalmente, a las del turista con la cámara de fotos en ristre y a la del banquero arrogante.

Japón, el gran Japón, del Toyotismo de los años 70 del siglo XX, y de las equipos fotográficos y audivisuales, al mundo de las nuevas tecnologías, también es cierto que está sufriendo una crisis económica. La potente economía de Corea del Sur le ha pisado los talones en el mundo automovilístico con Hyundai y en los móviles y portátiles con Samsumg. Curiosamente, la empresa que ha vuelvo a dar a los japoneses un orgullo algo alicaído ha sido la textil: Uniqlo, que está entre las cuatro primeras del mundo tras la española Zara Inditex, la sueca H&M y la estadounidense Gap.

Tokio urbe gigantesca, Tokio ultramoderna como Ginza al clasicismo del Palacio Imperial. La Tokio que siempre trabaja –llama la atención como las estaciones de metro conectan directamente con las grandes empresas (sin necesidad de salir a la calle), y la Tokio que también disfruta.

Japón un gran país.

Tokio una gran ciudad para albergar unos Juegos Olímpicos.

*Presidente de TuSantaCruz

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario