FIRMAS Salvador García

Jardines portuenses (y III). Por Salvador García Llanos

En anteriores entregas, hemos señalado que, además de las previsiones contenidas en la Adaptación del Plan General de Ordenación, el Plan de Mejora y Mantenimiento elaborado por el Consorcio de Rehabilitación Urbanística del Puerto de la Cruz contiene un programa específico para desarrollar la red de jardines y rincones con encanto del municipio.

Para finalizar esta serie, nos parece interesante destacar los detalles de las actuaciones consignadas en ese programa, desglosadas en cinco grupos. Cuando se complete la materialización, estaremos, sin duda, ante una importante transformación de estos espacios ajardinados que no solo se convierten en un reclamo sino que acaban resultando identitarios. Asimismo, que el importe global de las actuaciones supere los cincuenta y tres millones de euros de inversión resulta lo suficientemente voluminoso como para acercarnos a entender el alcance de los objetivos pretendidos.
En el primero de estos grupos, según los planes del Consorcio, hay que colocar la ampliación del Jardín Botánico, a la que ya hemos hecho referencia dado el tiempo prolongado sin que finalicen las obras. La dinamización consistiría en el edificio, prácticamente acabado, del centro de visitantes, y su equipamiento; además de la conexión con el Jardín originario. Por supuesto, limpieza de escombros y desechos, así como sembrado de las nuevas especies. El presupuesto asciende a cinco millones trescientos mil euros.
En un segundo grupo de actuaciones, se incluyen espacios públicos y privados, como el Centro de Actividades del Taoro (integra los jardines del mismo parque y los de La Atalaya) y cuyo importe se eleva a veinticuatro millones de euros. También los jardines del hotel Tigaiga (dos millones doscientos catorce mil euros de presupuesto); del complejo turístico-recreativo La Chiripa (jardines del hotel y de la casa protegida del mismo nombre), con una previsión presupuestaria de tres millones seiscientos ochenta y cinco mil ochocientos euros; y de la casona El Robado (destruida por un voraz incendio) de la que se quiere hacer un centro turístico, para lo que se cuenta con un presupuesto de un millón novecientos trece mil euros. Finalmente, este grupo consigna la acción en el recinto conocido como Risco Bello, que está a la espera de los resultados del período de alegaciones para su inclusión en el Plan de actuaciones del destino y por tanto está pendiente de presupuestar.
Las ejecuciones en un considerado espacio público, como son plaza-mirador Sitio Luna, plaza del Charco, camino Sitio Litre, plaza de la Iglesia, plaza Concejil y la ya realizada plazoleta Pérez Galdós suponen una inversión total de cuatro millones novecientos setenta y ocho mil quinientos euros.
En el capítulo de los programas de gestión y planificación, han sido reseñados el Programa de mejora y mantenimiento de las áreas ajardinadas, el Programa de mejora y acondicionamiento de los denominados jardines históricos y el Programa de valoración y acondicionamiento de recursos paisajísticos. Este cuarto grupo de actuaciones tiene una inversión estimada de nueve millones ciento setenta y cuatro mil euros.
Finalmente, el que parece ser uno de los más novedosos, el Programa de productos de turismo gastronómico, cultural y de tradiciones (dedicado principalmente a la promoción) incluye un producto propio del Puerto de la Cruz, denominado “Los rincones con encanto”, cuya partida total asciende a dos millones ciento treinta mil euros.
La suma de las cantidades apuntadas se eleva a cincuenta y tres millones trescientos noventa y cinco mil cuatrocientos sesenta euros. Lo dicho: un importe lo suficientemente elevado como para saber que hay que transformar y producir unos efectos muy positivos en el futuro. Y así, desde luego, nos aproximamos al ideal de ciudad-parque o ciudad-jardín que concebimos al final del siglo pasado.
(Fin de la serie)

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario