FIRMAS Marisol Ayala

Un gráfico de las vacaciones. Por Marisol Ayala

Si hay una palabra totalmente positiva, de esas palabras que se pronuncian sonriendo y con brillo en los ojos, ésa sin duda es “vacaciones”.

Es sinónimo de libertad, de curiosidad, de encuentros. Después, por diversos motivos, se puede estropear, no estar a la altura de nuestra ilusión, incluso ser desgraciada, pero en principio es la palabra más deseada durante todo el año.

Creo que las vacaciones de los grancanarios de mi edad se podrían representar con un gráfico de esos de flechitas que suben y bajan, con dientes de sierra.

De vacaciones en Las Canteras .... años 20 ...De vacaciones en Las Canteras...años 20 del siglo pasado… el que no se consuela es porque no quiere …

 

En los años 50 y 60 solo significaba libertad. Dejabas los libros, no había que madrugar, y tenías todo un largo día para jugar en la calle o en la playa. Solo subías a casa para comer y por la tarde para buscar el cartuchito con pan y plátano, o con gofio “espolviao” para merendar. No había más, pero era una época gloriosa.

En los 70  y 80 hicimos un gran descubrimiento, el Sur, y nuestras vacaciones se hicieron algo más sofisticadas, hacíamos una compra de comida abundante, nos probábamos nuestros primeros bikinis, metíamos a los niños en un coche y pasábamos 7 o15 días en uno de aquellos apartamentos con piscina que brotaron como hongos en las preciosas playas. Hacíamos la misma vida de familia que en casa, cocinábamos y recibíamos la visita de hermanos, padres, amigos que nos convertía en el terror de los hoteleros que nos llamaban “los rusos” por el número de personas que podían poblar aquellos minúsculos apartamentos.

Pero nuestro nivel de vida seguía subiendo y en los 90 empezamos a viajar de forma masiva en vacaciones, las islas, la península y pronto el mundo fueron nuestros destinos. Nos entró la fiebre de los viajes, y por primera vez en la historia si había un accidente de tren en la India, un naufragio en el Nilo, o un avión con problemas en el aterrizaje en Nueva York siempre había algunos compatriotas involucrados. En vacaciones los canarios estábamos “desparramados”.

Y ese fue el pico más alto de nuestro gráfico.

Luego poco a poco nos dimos cuenta que teníamos una nueva acompañante, la fea y terrible crisis, y las flechitas empezaron a cambiar de dirección.

Muchos no pudieron viajar y los que podían no se atrevieron por si las cosas se ponían peor. Volvimos a ir al Sur, te ahorrabas el viaje en avión.

Y las flechas de nuestro gráfico bajaron en picado.

Volvemos a estar “desparramados” por el mundo, pero ya no es disfrutando vacaciones, ahora es trabajando en el extranjero y solo los que pueden vienen a Las Palmas a pasar unos días con la familia.

Este verano la Playa de Las Canteras está como nunca, hay familias enteras con muchos niños que están en la playa hasta que el sol empieza a perderse al lado  de la montaña de Gáldar, momento mágico, precioso, que si estás en Nueva York no podrías vivir. Nuestra playa es una belleza,  si estuvieras en París no podrías disfrutar de sus aguas porque ya se sabe “vaya, vaya, allí tampoco hay playa”. Además tenemos el mejor clima del mundo, nada que ver con el calor que hace en Cuba, donde vas a comparar, se está mejor aquí.

Como decía mi abuela “El que no se consuela es porque no quiere”

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario