FIRMAS Juan Velarde

Ciao Iberia Express, bienvenida Air Europa. Por Juan Velarde

Iberia, la compañía de bandera de España, le ha hecho la pirula a Canarias. Los ciudadanos de las Islas y quienes viajamos con cierta frecuencia a esta maravillosa región nos sentimos estafados por una aerolínea que ha dado el cambiazo, el gato por liebre a los usuarios con Iberia Express. El señor Antonio Vázquez, a la sazón presidente de Iberia, nos dijo que IB Express no iba a ser un sustituto de Iberia, sino un complemento, una nueva compañía que, gracias a unos precios competitivos, podría absorber mayor cuota de mercado. Sin embargo, todas esas promesas, al igual que pasa con los políticos, se han volatilizado como una pompa de jabón.

A día de hoy, al Archipiélago canario sólo viene Iberia Express, aeronaves que tienen entre 30 y 50 plazas menos por vuelo, asientos más estrechos (lo de la imposibilidad de poder atarse cómodamente el cinturón no es una coña) y personal (dato subjetivo) bastante antipático. El equipo de Vázquez le ha hecho, nunca mejor dicho, el avión a Canarias, le ha metido un gol por toda la escuadra y encima, a nivel de quienes no somos residentes, eso de bajo coste es una verdadera quimera, es el timo de la estampita. Los vuelos siguen saliendo igual de caros, pero encima con la reducción en la comodidad del espacio que tienes que ocupar durante dos horas y  media.

Por eso, no es de extrañar que al final el pasajero, que con el paso de los años ha ido adquiriendo experiencia y mucha sabiduría, se decante por la competencia. Dentro de España, sólo hay una aerolínea de garantías y esa es Air Europa, que tras el cierre de Spanair y la retirada de Iberia de determinados destinos, ha ido asumiendo una cuota de mercado importante y además a buenos precios. Alguien podría sostener que Ryanair es otra opción tan válida como Air Europa, pero eso sólo se puede sostener si vas sin equipaje y si tienes resistencia probada a las grandes emociones (que te dejen en tierra, que el vuelo se demore o que la aeronave vaya sin combustible suficiente). Es decir, múltiples opciones de ‘diversión’ si uno opta por ir en los aviones del señor O’Leary.

A día de hoy, dentro de España, pero también ya pensando en destinos europeos y americanos, escoger Air Europa para los desplazamientos es jugar a caballo (o avión) ganador. No sólo es la puntualidad, la servicialidad, la calidad en el servicio o la posibilidad de ahorrarse unos cuantos euros, es tener la seguridad de que la compañía de la familia Hidalgo no va a dejarte colgado ni a venderte una plaza que luego no se corresponda con el precio pagado.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario