FIRMAS Marisol Ayala

Muere una mujer de 43 años cuando hacía senderismo en La Palma. Por Marisol Ayala

Una mujer de 43 años murió el sábado por un golpe de calor mientras practicaba senderismo en el barranco de Las Angustias, en la isla de La Palma, según informaron fuentes del área de Seguridad y Emergencias del Gobierno de Canarias. Sobre las 14.05 horas de ayer una llamada alertó al 112 de que una mujer se había caído en este barranco, ubicado en el municipio de El Paso, y estaba herida. Al lugar acudió una ambulancia medicalizada del Servicio de Urgencias Canario, cuyo personal comprobó que la afectada tenía una hipertermia y una parada cardiorrespiratoria de la que no se recuperó a pesar de las maniobras de reanimación. Hasta ahí la trágica noticia, pero no dicen que detrás de esa noticia hay una cierta dosis de imprudencia por no decir ignorancia. ¿A quién se le ocurre en un día como el sábado, 17 de agosto, cuando las temperaturas superaron en todas las islas los 40 grados, practicar senderismo a las 14.00 horas? La fallecida, de la que se desconocen datos de su actividad deportiva, tenía previsto realizar a cabo una caminata por el barranco palmero de Las Angustias el mismo sábado pero que al parecer, (sin confirmar) lo hizo en compañía de un reducido grupo de personas sin que ninguno de ellos reparara en el riesgo cierto que corrían por las altas temperaturas.

Alguien ha escrito el siguiente comentario sobre la trágica noticia, justo lo que pensamos todos cuando ayer sábado, un día de fuego en toda la isla, conocimos su muerte: “descanse en paz, pero soy senderista y no se me ocurre caminar con el calor que está haciendo. Por favor prudencia y consultemos el tiempo antes de salir a realizar deportes”. En la web del Cabildo de La Palma se especifica las peculiaridades de la isla, sus altas y bajas temperaturas, a la hora de hacer senderismo. Por su interés informativo lo publicamos:

Aunque los senderos de La Palma son en su conjunto fáciles y sencillos, hay una serie de precauciones que hay que tomar, ya sea de una manera general (lo que se debería hacer en cualquier sendero de cualquier lugar), ya sea de manera específica en La Palma. Quizás lo más interesante para el senderista que nos visita sea tener en cuenta las peculiaridades propias de La Palma, algunas de ellas ciertamente sorprendentes para quienes se acercan por primera vez.

Muy relacionado con la nieve está el frío: El tópico que relaciona el archipiélago canario con el calor puede ser más o menos real en las zonas bajas y costeras, pero a medida que se asciende la temperatura desciende sobre todo en los meses centrales del invierno. Así, es muy frecuente encontrar registros que rondan los 0º en las cumbres más altas de La Palma, y a 2.000 metros de altura hay muchos días en los que las temperaturas se mueven alrededor de los 5°, mientras que en la costa pueden observarse valores cercanos a los 20° o incluso superiores.

En sentido inverso las altas temperaturas estivales también pueden ser una dificultad a tener en cuenta. En caso de fuerte calor, lo más conveniente es escoger rutas que eviten las zonas altas y desprovistas de vegetación, e inclinarse preferentemente por senderos que discurran por la frondosa laurisilva.

Quizás puedan asustar tantos peligros juntos, pero en realidad las situaciones extremas no son muy habituales. Lo que hay que hacer es conocer bien los posibles peligros, ya que esta es la única manera de evitarlos. Una buena elección del sendero, en función de las precauciones descritas anteriormente, es la clave del éxito de la jornada y de la seguridad del senderista.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario