FIRMAS

Binter suaviza su voracidad tarifaria. Por Juan Carlos Díaz Lorenzo

El malestar cada vez más creciente contra la política tarifaria de Binter parece que ha calado en los directivos de la marca comercial y es posible encontrar precios más asequibles, aunque todavía están distantes de las posibilidades que ofrece el transporte marítimo, que se ha convertido en su gran competidor, sobre todo en las líneas más cortas. Ciertamente, Naviera Armas y Fred. Olsen Express le están haciendo daño en las líneas entre las dos capitales canarias, Tenerife-La Palma, Tenerife-El Hierro y Gran Canaria-Fuerteventura.

A día de hoy, en la página web de Binter es posible encontrar plazas disponibles en la línea Tenerife Norte-La Palma entre 24 euros a la ida y 17 y 21 euros al regreso, si las fechas a elegir son los días 15 y 30 de agosto, por ejemplo. A estas tarifas hay que sumarles los siguientes conceptos: 4,58 euros en tasas aeroportuarias y tres euros por cargos de emisión, pese a que el pasajero se auto gestione su propio billete desde su ordenador, con lo que el precio final (24 euros ida y 17 euros regreso) asciende a 48,58 euros.

Binter, a través de dos compañías “low cost” salariales llamadas Naysa y Canair, opera desde una posición de dominio en la que no tiene competencia. Es un monopolio “de facto”, aunque no les guste. No parece a día de hoy que puedan producirse cambios significativos a corto o medio plazo. No está claro que Islas Airways vuelva a levantar el vuelo y la línea de Canaryfly es apenas testimonial. Otros proyectos, como el de Islas Afortunadas Air, están por ver. El de la aviación comercial es un mundo complejo, sin entrar en otros detalles que ahora no son al caso.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario