FIRMAS Juan Velarde

La ‘refresca’ de Aquarius. Por Juan Velarde

Ya no te puedes fiar de nadie, ni siquiera de los amables personajes que salen en las campañas de Aquarius. Este verano, la marca de bebidas isotónicas ha querido rendir un entrañable homenaje a los políticos rara avis de este país, esos que son capaces de renunciar a los privilegios que parecen inherentes a su cargo con tal de no dejar colgados a sus vecinos (a los que les votan y a los que no).

20130704183539-index.jpg

Sin embargo, la campaña le ha salido rana por mor de la alcaldesa de Torrelodones, la señora Elena Biurrún, que no sólo ha mentido a la marca de refrescos, sino a todos los españoles e incluso a medios internacionales que se interesaron en sus políticas de austeridad.

Esta política, adscrita a Vecinos por Torrelodones, aseguró que ella renunciaba a coger el coche oficial para no cargar con más gastos de los necesarios a la corporación que ella preside. Eso motivó que hasta The New York Times y The Washington Post se interesaran por esta acción como fruto de que en España no todos los servidores elegidos por las urnas son unos jetas que enseguida se agarran a la mamandurria y a enchufar a todo quisqui.

Por eso, Aquarius quiso hacer un spot fresco, haciendo ver que los políticos no son iguales y ’fichó’ para la campaña a varios alcaldes que han destacado por sus gestos dadivosos, por renuncias a esas prebendas que, en circunstancias normales, no suelen prescindir de ellas.

Precisamente, esta señora, Elena Biurrún, anunciaba a bombo y platillo que ella renunciaba al coche oficial, lo que le valió ser incluida en este anuncio. Pero, ¡ay amigo! a la alcaldesa le han pillado haciendo uso del vehículo de marras. ¿Qué hará ahora Aquarius? ¿Quitarla del mismo? ¿Pedir una compensación? Desde luego, es una mácula en la imagen de esta marca de bebidas, aunque la culpa no sea de la empresa, sino de una persona que no ha tenido ni dignidad ni palabra.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario