Sin categorizar

Hallan restos de manos humanas en las bolsas del gimnasio del maestro shaolín detenido en Bilbao

AGENCIAS.- La Ertzaintza ha encontrado restos de manos humanas en las bolsas que se han localizado en los registros realizados a raíz de la detención de Juan Carlos Aguilar, el maestro shaolín que el pasado domingo agredió brutalmente a Ada, mujer nigeriana de 29 años, que se encuentra en estado de coma en el Hospital de Basurto de Bilbao.

Según han confirmado a Europa Press fuentes cercanas al caso, los agentes también habrían localizado huesos pertenecientes a otras zonas del cuerpo, aunque todavía no se ha precisado si pertenecen a uno o más cadáveres.

Durante el interrogatorio en dependencias policiales, Aguilar confesó que su intención era matar a Ada y que también había dado muerte la semana pasada a otra mujer, testimonio que la Policía autonómica trata de verificar.

El detenido, que este martes todavía permanecía en dependencias de la Ertzaintza y que podría pasar este miércoles a disposición judicial para prestar declaración, estaba desde hace un par de años en tratamiento por un tumor cerebral, que, según los expertos, podría provocar más agresividad, pero no como para despertar «el instinto asesino». Además, la conducta del enfermo sería «explosiva», pero no de «planificación criminal», como, al parecer, ha sido el caso de Juan Carlos Aguilar.

La Policía autonómica vasca ha estado esta mañana, de nuevo, en el gimnasio Zen4, de la capital vizcaína, en el que se ha incautado de diverso material. Entre otras cosas, los agentes podrían haberse llevado una o varias katanas que había en el local, decorado como un templo.

La mujer, en coma

Por su parte,  la mujer nigeriana que fue agredida en un gimnasio de Bilbao, supuestamente por Juan Carlos Aguilar, un conocido profesor de artes marciales, no ha experimentado ninguna variación en su estado y permanece en coma ingresada en la Unidad de Reanimación del Hospital de Basurto.

   Según han informado a Europa Press fuentes del centro sanitario, Ada, de 29 años, continúa «igual» que el día de su ingreso en hospital, el pasado domingo, después de que agentes de la Ertzaintza la hallaran maniatada y amordazada en el citado centro deportivo, ubicado en un local de la calle Máximo Aguirre de la capital vizcaína.

Comentarios recientes