FIRMAS

Cruceros de turismo. Por José Manuel Ledesma

A partir de 1880 las actividades portuarias se consolidaron con el auge del turismo ya que los trasatlánticos impulsados por la expansión imperialista europea comenzaron una nueva industria que potenciaría las Islas en gran medida.

También favorecería este desarrollo, el auge de la navegación a vapor, la condición de Puerto Franco, y el nuevo papel asignado a la Isla como estación de carboneo internacional, las cualidades sanitarias del clima, el interés científico de la flora, el paisaje y las costumbres; todo ello divulgado en los libros de viajes y artículos aparecidos en la prensa europea, escritos por científicos relevantes.

A partir de 1927, el Cabildo Insular de Tenerife se encargó de fomentar estas bellezas naturales, con la edición de guías turísticas para forasteros. Desde 1993, la Autoridad Portuaria es la que promociona esta actividad comercial en las ferias internacionales de cruceros de turismo donde se dan cita los principales armadores y tour-operadores.

El pionero de los barcos de turismo fue el Lusitania, en su viaje inaugural de Londres al Caribe, en 1889.  El primer caso de turismo en grupo tuvo lugar en 1907, con el viaje inaugural del Ile de France. Sus 103 pasajeros realizaron excursiones en el tranvía, hasta Tacoronte, y en diligencias de caballos hasta La Orotava.

Durante la I y II Guerra Mundial los trasatlánticos dejaron sus servicios de paz y fueron artillados para la lucha. Finalizada la contienda las navieras británicas y alemanas volvieron a renovar sus escalas.

En la década 1970-80 la subida de los precios del petróleo provocó un fuerte impacto en el transporte marítimo. La estrategia comercial de emitir por televisión la serie «Vacaciones en el mar», a bordo del Pacific Princess, hizo que los buques de turismo volvieran a tomar el auge de épocas anteriores.

Costa Victoria, Costa Serena, MSC Fantasia, Thomson Dream, Thomson Desttiny, Budorica y Belle del Ardriatique

El 23 de diciembre de 2000, el Puerto de Tenerife batió un récord histórico al permanecer 6 cruceros de turismo atracados en la dársena de Anaga con 6.650 pasajeros y 2.500 tripulantes; once años más tarde, el 2 de diciembre de 2011, siete cruceros (foto) superarían ese record con 17.643 visitantes.

También el puerto de Santa Cruz de Tenerife siempre ha disfrutado de un tráfico de embarcaciones deportivas, procedentes de los países europeos en la ruta hacia o desde América, cuyos tripulantes hacen escala para descansar, realizar reparaciones, tomar pertrechos, avituallarse, etc. Desde 1996, en los meses de invierno, embarcaciones de este tipo vienen realizando atractivos cruceros semanales combinando el viaje turístico con la instrucción marinera.

Desde 1995, Tenerife está considerado Puerto Base de Cruceros de Turismo de invierno con la opción combinada de avión más barco.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario