Sin categorizar

Día de Canarias: lanadacotidiana. Por Eduardo García Rojas

Se supone que tal día como hoy ese experimento estropeado que es una comunidad autónoma celebra en la tierra que habito su Día.

Una fecha que se marca al rojo en un calendario que si no es de esta tierra permanece en su rutinario color negro.

Es decir, como un día más y un día menos entre los que nos encontramos flotando a la deriva en esta extraña pero apasionante, a su manera, realidad idiota que nos ha tocado existir…

Me resulta por ello curioso, o mejor a broma inconsciente el título del estreno que TEA Tenerife Espacio de las Artes en Santa Cruz de Tenerife acoge precisamente hoy a las 20 horas.

lanadacotidiana.

Nada que ver con la cotidiana nada de Zoe Valdés.

El largometraje lo dirige Fátima Luzardo y lo protagonizan Winslow M. Iwaki, Khaled Kouka, Rebeca Pérez Rodríguez, Guacimara Rodríguez, Fernanda Hernández Gutiérrez, Jaime Hernández, Alicia Rodríguez Reyes y Juan Carlos Padrón.

Se exhibe hoy, un Día de Canarias.

Tierra en la que ya no se insiste que solo sabe tocar la chácara y el tambor.

Pero tierra en la que sí se insiste en que usted, ustedes, quieran ser como…

¿Cómo quién?

¿Una cucaracha empapada en perfume como ladra la todavía epiléptica historia del masajista?

Yo, mientras tanto, pienso con la boca torcida y los pulmones contaminados de humo que me quedan menos balas en el tambor del revólver.

Confieso que me encanta el título de esta película: lanadacotidiana, así, todo junto porque, sabe usted, “el infierno son los otros.”

O la historia de una vida.

Una vida que en estos islotes se empeña que vea como un mago, que es como se conoce en esta tierra a los paletos, a los brutos, a la gente de campo que ve con recelo a esa ciudad que peca de grandeza provinciana.

Así que leo el texto de la página web de TEA en el que se informa, como si de un mensaje en clave se tratara, de que va lanadacotidiana:

Entre la realidad y la ficción una serie de personajes se mueven al vaivén del latir de la ciudad. Cada uno transita alrededor de su propio espacio personal, empujados por la inercia de su propio bucle. Algunos de ellos existían antes y seguirán existiendo después del filme. Otros permanecerán inmersos en la sinfonía urbana de la nada cotidiana.”

Y tengo miedo, aunque la culpa la tiene René.

René Descartes.

Saludos, hoy toca lanadacotidiana, desde este lado del ordenador.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario