FIRMAS

Índice de autoidentidad. Por Victoriano Ríos

Recientemente se ha publicado una encuesta del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) sobre distintas cuestiones relacionas con las Comunidades o Ciudades Autónomas del Estado, en la que se ha incluido un estudio comparativo sobre el autosentimiento o autoidentidad en cada una de ellas, confrontando el sentimiento de españolidad y la vinculación a su Nacionalidad o Región. En concreto, se preguntaba por alguna de estas cinco variables:

Variable 1. Se siente solo español. Variable 2. Se siente más español que de su comunidad. Variable 3. Se siente tan español como de su comunidad. Variable 4. Se siente más de su comunidad que español. Variable 5. Se siente solo de su comunidad.

Con los datos porcentuales que da el estudio se pueden sacar algunas conclusiones relevantes para determinar la autoidentidad de cada territorio. Me propongo realizar alguna confrontación de los resultados, respetando los evaluados por el CIS, pero vistos de otra manera: Lo que pretendo es sumar los datos de las respuestas V1 y V2 (solo español o más español) y de la V4 y V5 (más de la Comunidad o solo de la Comunidad) y esos resultados confrontarlos entre sí (como V3 es neutra, le doy un valor 0). El resultado será positivo o negativo en función de la afinidad mayor o menor -lo que he dado en llamar el Índice de Autoidentidad (IA)- al conjunto del Estado o a su respectiva Comunidad. Será positivo si el sentimiento de españolidad es superior al de su Comunidad o negativo si es al revés. La fórmula matemática sería la siguiente: Índice de Autoidentidad (IA) = (V1 + V2) + V3·0 – (V4 + V5).

Pongamos un ejemplo utilizando la primera Comunidad por orden alfabético, Andalucía, cuyos resultados son: V1= 3,7%; V2=6.6%; V3= 0; V4= 20%; y V5= 1,3%. Si realizamos la suma aritmética resulta que IA = (3,7 + 6,6) – (20 + 1,3) = (10,3) – (21,3) = -11. El resultado final de la operación es que el Índice de Autoidentidad es igual a -11. Es decir, existe un 11% mas de encuestados en Andalucía cuyo sentimiento es mayor hacia la Comunidad que hacia el Estado.

Trasladando esta fórmula al resto de comunidades autónomas el resultado -esto es, de mayor sentimiento español a mayor sentimiento territorial- es el siguiente:

Madrid: +39; Castilla y León: +36; Castilla-La Mancha: +29; Ceuta: +27; Valencia: + 21; La Rioja: +12; Cantabria +12; Extremadura: + 11; Murcia: + 11; Melilla: + 8; Asturias: +1; Aragón 0; Andalucía: -11; Galicia: -19; Baleares: -21; Navarra: -31; CANARIAS: -37,5; Cataluña: -39; País Vasco: -42.

Estos datos dan para muchas reflexiones, pero sobre todo iluminan las características políticas específicas de cada Comunidad Autónoma, existiendo un claro paralelismo entre sentimiento de autoidentidad y la presencia de partidos políticos de corte nacionalista. En este caso, las Comunidades con menor índice de españolidad (y consiguientemente, mayor de autoidentidad) serían el País Vasco, Cataluña y Canarias, mientras que Madrid y las dos Castillas las que más de españolidad (y menos de autoidentidad). Es de destacar el dato interesante de que la media de la totalidad del Estado es -2, que puede expresar, en general, cierto desarraigo de la ciudadanía española.

En estos últimos tiempos el significado de la palabra nacionalista ha sufrido una evolución en su comprensión para el ciudadano de a pie. Durante las primeras décadas del siglo pasado, y hasta la terminación de la II Guerra mundial, nacionalismo era sinónimo de independentismo, mientras que hoy, con lo que se conoce como Moderno Nacionalismo, la aspiración del nacionalismo no es necesariamente la consecución de un Estado totalmente independiente, sino la plenitud del autogobierno, como la plena autonomía interna, que no se enfrenta con el independentismo, puesto que podría incluso interpretarse como una situación previa, aunque no obligada, a la creación de un Estado propio, y que se encuentra recogida en distintos pronunciamientos de la Asamblea General de la ONU.

Lo anterior quiere explicar las diferencias que existen entre las variables de la encuesta del CIS sobre el sentimiento de identidad. En efecto, la variable 5,“solo sentirse de la Comunidad” puede interpretarse como tendencia separatista, y se suele confundir e incluso identificar erróneamente con el sentimiento autonomista, que creo encarna la variable 4, “sentirse más de la Comunidad que español”(en el caso de Canarias, la variable 4 es 37%, mientras que la 5 es 6,0%).

El Estado Español se encuentra actualmente en una profunda crisis política, independiente y superpuesta a la económica, fruto del agotamiento del pacto transicional plasmado en la Constitución de 1978, que dejó el compromiso abierto de un Estado Autonómico no resuelto, y que su máxime intérprete, el Tribunal Constitucional, se aferra a la letra y no al espíritu que animó en aquellos momentos al pueblo español en cuanto a una evolución del modelo que permitiera un profundo autogobierno en el que se manifestasen las distintas identidades territoriales y los hechos diferenciales que singularizan precisamente a esos territorios.

En el futuro, este tipo de encuesta del CIS debe seguir sirviendo para evaluar los distintos índices políticos de las Comunidades Autónomas, y advertir los posibles paralelismos existentes entre estos índices y la realidad política que se manifiesta en cada proceso electoral. Incluso, ha de servir para prever cambios de tendencia como, por ejemplo, el caso del nacionalismo en Galicia, que puede estar en cierta regresión, o el de Baleares y Navarra, que por contra parece que se encuentran en auge.

En cuanto a Canarias, los índices de autoidentidad constatan que el nacionalismo canario goza de buena salud y es de prever, si hay unidad entre las diversas tendencias, un aumento de la actividad política en ese sentido, pues actualmente está en tercer lugar después de los nacionalismos históricos del País Vasco y Cataluña.

En cualquier caso, esos datos –y muchos ciudadanos- ponen de manifiesto la necesidad de abordar un nuevo gran pacto constitucional que afronte la realidad que revela la encuesta que hoy analizamos, una realidad histórica constatada por hechos presentes y por los que se intuyen para el futuro; esto es, que España es un Estado Plurinacional y que determinadas nacionalidades demandan un autogobierno pleno, sobre todo las que enarbolan banderas históricas y realidades geográficas incuestionables.

Que cada cual saque sus propias conclusiones y actúe en consecuencia.

 

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario