Sin categorizar

ENTREVISTA. Manuel V. Hernández González, doctor en Historia de la ULL

“Canarias participó en la conquista y colonización de América en un nivel superior al planteado por las fuentes tradicionales”

Elblogoferoz/Dolores Hernández/Fotos: Natale Sandoli.-Hernández González es, además de vicepresidente del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias (IEH), el autor de su historia. Una entidad que nació en 1953, con la finalidad de fomentar las  culturas españolas e hispanoamericanas y que pese a “un ambiente de control ideológico y serias restricciones al asociacionismo independiente, sus promotores miembros de la élite social e intelectual de Puerto de la Cruz supieron aprovechar el cauce que desde el Régimen se les abría en esos momentos”.

¿En qué medida el IEH conserva el carácter primigenio para el que fue concebido?

“Nació en aquellos momentos relacionados con el Instituto de Cultura Hispánica gubernamental. Aunque ya la relación con él sigue existiendo pero como ha girado desde el Ministerio de Asuntos Exteriores una política con carácter de más de agencia, que de difusión de la cultura. Pues nosotros desde esa perspectiva se han centrado en las relaciones con becarios latinoamericanos que han dado conferencias, etc. Otro de los campos que se ha proyectado es la relación con Hispanoamérica. Y desde esa perspectiva pues  hay una serie de actividades que desde la Institución tienen ese marco: difundir las relaciones canario-americanas, entre ellos lógicamente la Semana de Historia de América. En otros momentos, se hicieron Literatura y Arte hispanoamericano pero la que ha quedado hasta nuestros días es la Semana de Historia de América. Eso es lo que ha quedado dentro de un panorama mucho más amplio de la difusión cultural”.

– En la década de los treinta del XIX, con el Régimen Liberal en España, se consolida un grupo de poder oligárquico integrado por los grupos sociales altos e intermedios que enarbolará la defensa del puerto franquismo como modelo económico para el Archipiélago. En esos momentos (1852), asistimos  “al hecho diferencial canario” y “la lucha por un Régimen administrativo propio que reconociese las peculiaridades de Canarias”. ¿Cómo evalúa esas transformaciones socioeconómicas?

“Canarias, con el desarrollo del Régimen Liberal en España, se caracterizaba por un mercado cerrado que es el proteccionismo económico. Las élites canarias quisieron -dadas sus nulas relaciones económicas con la Península- seguir manteniendo un régimen diferencial, con el puerto franquismo. Pero este puerto franquismo no fue dado alegremente sino como compensación se le dio de forma considerable en las contribuciones de carácter rústico. Ello hizo que Canarias se cimentase sus exportaciones de carácter agrícola que dependían estrechamente del exterior. Evidentemente, cada crisis traía consigo una gran repercusión económica y una gran sangría migratoria. Un Ejemplo clásico de esta época es la cochinilla que con el hundimiento de los precios por el descubrimiento de las alininas químicas, de los tintes artificiales pues trajo consigo el hundimiento total del cultivo y una época de gran sangría migratoria a Cuba y Venezuela y la búsqueda de un modelo alternativo que tardaría hasta finales de siglo con el desarrollo del modelo plátanos, tomates, papas con destino fundamentalmente al mercado europeo. Con lo cual, podemos decir que la economía canaria históricamente ha estado totalmente volcada hacia el exterior,  particularmente con Inglaterra que entra en crisis a raíz del 36 con la formación en las islas de un Régimen autárquico que con ciertas diferenciaciones con respecto a la Península se mantiene hasta la declaración en 1973, del Régimen Económico y Fiscal de Canarias que trata de devolver en cierto sentido el extinto Régimen de Puerto Franco que se había paralizado con la Guerra Civil”.

– En su libro Santa Cruz de Tenerife, de lugar a Villa nos indica que el siglo XVIII es la época de expansión urbana y demográfica santacrucera, único lugar amurallado del Archipiélago, momento en que además logra la hegemonía comercial con el asentamiento de la burguesía. Con la instauración del Régimen Liberal, Santa Cruz obtendrá la capitalidad del Archipiélago de forma definitiva, el 30 de noviembre de 1833, hasta 1927. Pero lo que nos ha parecido de mayor interés es el cómo lo consigue: “A través de la alianza de las burguesías de Las Palmas y de Puerto de la Cruz”.

“ Eso fue una alianza en el segundo período del Trienio Liberal hubo una alianza entre las capas bajas de carácter burgués de Santa Cruz con el Puerto de la Cruz y de Icod por la capitalidad con Garachico  y según la alianza nunca escrita entre Graciliano Alfonso, orotavense y canónigo de la catedral y José Murphy que era el representante de la burguesía santacrucera se pactaba la capitalidad de la provincia de Canarias -Santa Cruz de Tenerife-  a cambio de la no división episcopal convirtiendo a Las Palmas de Gran Canaria en la única diócesis de Canarias”.

– Tras la recopilación de numerosas fuentes documentales, usted llega a la conclusión de que: “Canarias participó en las empresas de conquista y colonización en un nivel superior al planteado por las fuentes tradicionales”. Su principal argumento es que “el marco legal había favorecido el embarque de soldados, de pobladores e incluso de extranjeros que tenían restringida la emigración desde Sevilla (Siglo XVI)”. ¿Hasta qué punto, los canarios pasaron de ser un pueblo colonizado y prehistórico a convertirse en otro colonizador en la Edad Moderna? 

“Por el carácter de puente que tienen las islas. Canarias era atractiva primero porque estaba en un proceso de colonización con la conquista y con el desarrollo económico de las islas particularmente con la conquista de las tres islas realengas a finales del siglo XV comienza a traer una serie de emigración foránea a las islas. Aparte que permite a las islas participar en la trata esclavista. Al ser Canarias la única excepción al monopolio y ser mucho más fácil y menos complejo porque nunca hubo listas de pasajeros ni se exigió la limpieza de sangre para viajar a América eso trajo consigo que muchas personas que tenían dificultades para emigrar con carácter legal desde Sevilla pues venían a Canarias es el caso de muchísimos portugueses, judíos conversos, etc, que utilizaron la vía de las islas Canarias para emigrar hacia el Nuevo Mundo lo cual hace que justamente ese mito del Dorado pues también hubiera una parte de los canarios que eran todavía muchos de ellos vecinos de las islas y no nacidos en las islas pues utilizaran la ruta americana para los procesos de conquista. Algunos conquistadores eran mestizos sobre todo de guanche y español, negros y moriscos, era una sociedad mestiza. Hoy cuando se estudiado con el ADN mitocondrial en el caso femenino es muy elevada el aborigen se calcula un 82 %   porque la mayoría de las mujeres que vivían aquí eran aborígenes. Por una parte, porque los conquistadores vinieron con muy pocas mujeres, y por otra parte, porque muchos de los aborígenes masculinos por el propio exceso de conquista murieron. Eso explica justamente que muchísimos canarios tenemos por la vía femenina  como se ha demostrado, en estudios en Venezuela, en República Dominicana, en Puerto Rico, en Uruguay y claro nosotros no podemos diferenciarnos si fuéramos solamente mestizos  pero precisamente del ADN mitocondrial femenino genético aborigen como se ha demostrado por estudios genéticos la población aborigen canaria tiene un rasgo genético claramente diferenciado incluso de donde procedían de los bereberes”.

– La Corona, la Iglesia, las clases dominantes y la burguesía comercial canaria serían los principales impulsores de este proceso colonizador. Así usted nos comenta que la Real Cédula de 1678 fue el punto de partida de lo que se ha dado en llamar “El Tributo de Sangre”, la obligación de poblar los territorios deshabitados de América por parte de los canarios a cambio de mantener su comercio privilegiado: 50 familias por cada mil toneladas. La rentabilidad mercantil de las clases dominantes canarias se vería obstaculizada por la política mercantilista de la Corona que tratará de controlar su comercio a través de Compañías privilegiadas como La Guipuzcoana de Caracas.

“Canarias tuvo un momento de esplendor su comercio. Hasta 1610, Canarias tenía comercio directo con el mayor y más rico enclave con Veracruz y con Cartagena de Indias. Pero a partir de se le reservó el suelo a las islas antillanas, a Yucatán, a Campeche (México) y a Venezuela. A principios del siglo XVII eran territorios marginales pero a partir de 1670 cambia radicalmente porque muchos de esos territorios empiezan a jugar un papel importante en una economía básicamente de contrabando que permite exportar sus producciones locales a Europa. Pero hay una realidad, que el mundo del Caribe a mediados del siglo XVII está prácticamente vacío y se pone en riesgo el ser habitado por otras potencias como fue 1655 que intentando conquistar Santo Domingo y Puerto Rico terminó ocupando la primera Gran Antilla que cayó en manos de los ingleses que fue Jamaica. Igual pasó con la ocupación de parte occidental de la Española en manos francesas. Entonces la Corona española se dio cuenta de que si no poblaba sus territorios los perdía. Eso coincide con una primera crisis de la economía de Canarias motivada por la emancipación portuguesa. Ante la crisis, unas islas superpobladas se podrían convertir en un recurso para hacer valer su peso a la Corona para la continuidad  del régimen mercantil privilegiado que estaba siempre cuestionado por la élite sevillana que acusaba a Canarias de ser un centro de intermediación de los productos europeos a América. Las élites canarias trataron a través de las Cédulas de 1678 de decir que se mantenía su régimen privilegiado a cambio de llevar familias. Lo que pasa es que van a ir muchas más familias que por este sistema. Primero todas las familias que por su cuenta van a ir fundamentalmente a Cuba y a Venezuela y además la Corona española sobre todo a partir del siglo XVIII va a invertir dinero procedente del situado mexicano para colonizar todos los territorios marginales a los cuales no había suficientes alicientes para ir pero que estaban en grave riesgo de perderse como es el caso de Puerto Rico y de Santo Domingo”.

Para leer más:

http://doloreshernandezperiodista.com/