FIRMAS

Entrevista a Ignacio Elguero, director de RNE (y II). Por Gorka Zumeta

«Ser aburrido es un pecado en la radio»

 

«Comenzamos siendo un tanto elitistas»

-Durante toda mi vida profesional, sobre todo cuando era redactor de cultura de los Servicios Informativos de la SER, una de mis principales preocupaciones era (y es) hacer digerible siempre, divertida incluso, la cultura. Creo que es un gran error, sobre todo en la radio, mantener un nivel elitista en su forma. Considero imprescindible ser un divulgador, que no un vulgarizador. Yo creo que La Estación azul’  participa de esta filosofía… ¿Qué reflexión te merecen estas palabras?
-Pues que tienes toda la razón, Gorka. Nosotros comenzamos siendo un tanto elitistas, pero en seguida nos dimos cuenta de que nos dirigíamos a un público exclusivo, y rectificamos. Cuando el programa pasó de Radio 3 a Radio 1 fuimos conscientes de que había que cambiar más. Le dimos muchas vueltas al formato para conseguir un producto entretenido, divulgador y didáctico. Y estamos muy contentos con la respuesta del público.
-Más de una vez le he oído a Iñaki Gabilondo, con quien tú también has trabajado, que la labor de un periodista de radio exige ‘rigor’, pero nunca ‘rigor mortis’. ¿Sigue siendo válida la recomendación, verdad?
-Desde luego. Gabilondo ha sido, y es, maestro de muchos.  Ser aburrido es un pecado en la radio. Lo que es muy importante, además de la objetividad y el rigor, es trabajar las ideas, discurrir sobre cómo  combinar los tres pilares básicos de la radio pública: formar, informar y entretener. Sobre el papel queda bien, pero luego hay que saber desarrollarlo y aplicarlo, y no es fácil.
-Te defines como escritor y periodista, atrás dejaste el derecho, que no te convenció. ¿De alguna manera escritor y periodista no son palabras sinónimas?
-Yo creo que pueden tener puntos comunes, de encuentro, pero no es lo mismo.  El punto de encuentro es lo que ambos tienen de cronistas, pero la diferencia está en el tratamiento de la ficción
La Generación de los sesenta
-Tu vida profesional incorpora, como digo, una faceta como escritor, de obra poética, y de ensayos… ahí están “Los niños de los Chiripitiflaúticos” (generación a la que pertenezco, como tú) y ‘Al encerado’, por la que te conocí en Punto Radio, a través de la mediación de nuestro común amigo Juanjo de la Iglesia. ¿La cultura es un elemento fundamental, que forja carácter y que ha hecho de los niños de los sesenta, que hoy bordeamos los 50, una conexión vital que nos lleva a la complicidad entre nosotros, cuando nos identificamos como tales?
-Somos una generación a la que le ha costado  ser consciente de que existe como tal. La generación anterior, y la otra, estaban muy definidas. La nuestra lo está ahora. La cultura es un elemento que nos define, pero en un sentido muy amplio, en su acepción de conjunto de modos de vida y costumbres. Somos una generación en la que lo cultural y lo lúdico se dieron la mano, un ocio cultivado que se ha ido perdiendo con las generaciones siguientes. Efectivamente, ahora  nos une cierta complicidad por el tiempo común vivido.
JAVIERLOSTALE_IGNACIO_ELGUERO
Ignacio Elguero en el estudio de "La Estación Azul" con 
 Javier Lostalé, cuando cumplieron cinco años de programa
-¿Ignacio Elguero, es buen oyente de radio? ¿Qué otros programas de radio escuchas?
-Escucho mucha radio. Por mi cargo, hago un repaso por las radios generalistas, sobre todo en la programación de la mañana. Y, por supuesto, todos los programas de Radio 1.  Yo recomendaría un espacio que tenemos los sábados a las tres de la tarde (del que yo he sido guionista, dicho sea de paso) distinto a lo que puede escucharse en otras radios, que es el programa “Documentos RNE”.
300PX-~1Coincido con las recomendaciones de Ignacio Elguero. La radio pública no solo son los programas en los que se reflejan las grandes audiencias, situados en la mañana o en la tarde. No. La parrilla de programación incluye otros espacios que merecen la pena ser seguidos, en directo o en podcast, en los que la seña de identidad de esta casa queda de manifiesto. En su momento, con ocasión del Premio Ondas 2012 concedido a “Documentos RNE”, entre otros programas, tuve la oportunidad de recomendarlo y reconozco que soy oyente asiduo de su trabajo impecable. Al igual que de otros espacios como “Nómadas”, “Siluetas”, “Esto me suena” o “Enredados”, por citar algunos ejemplos. Son, todos ellos, programas, de diferentes formatos y contenidos, que hacen enorgullecerse a RNE con un trabajo bien hecho. En ocasiones, pienso que más de un profesional de esta casa, y me atrevo a dar un nombre, el del ‘Ciudadano García’ (“Esto me Suena”), merecería dar el salto a otros bloques horarios de mayor responsabilidad, porque si haciendo un buen programa, más que digno, con muy pocos medios, obtiene un magnífico resultado, ¿qué ocurriría si dispusiera de mayor producción? Ahí queda la reflexión.

Añade un comentario

Clic aquí para publicar un comentario